Historia de Sekiro

lll➤Descubre las zonas, enemigos, habilidades, objetos primarios y secundarios, y prótesis disponibles de Sekiro: Shadows Die Twice

La Historia de Sekiro: Shadows Die Twice

Red ADN
08/04/2021 10:14
Sekiro: Shadows Die Twice

Sekiro: Shadows Die Twice

El deber de un lobo deshonrado

Honor. Devoción. Sangre. Combates. Shinobis. Deshonra. Un destino. Todo esto, y un poco más, en lo que nos vamos a encontrar en Sekiro: Shadows Die Twice, el nuevo proyecto creado por el estudio From Software -creador de la serie Dark Souls- y que ya está disponible en PC, PS4 y Xbox One. En esta entrega, el equipo capitaneado por el señor Hidetaka Miyazaki propone a los jugadores sumergirse en el siempre fascinante Japón Feudal para vivir una aventura plagada de desafíos, muerte y venganza. Una aventura que nos pone en la piel de un shinobi caído en desgracia; un shinobi deshonrado que ha visto cómo su joven señor era secuestrado y al que deberá rescatar a toda costa. No será tarea sencilla, pues deberá hacer frente a enemigos muy peligrosos y hasta a  la propia muerte, a la que no podrá eludir siempre.

Por si no fuera suficiente, el lobo ha sido herido de forma fatal y ha perdido algo que para un shinobi es vital: uno de sus brazos. Pero esto no supondrá un problema gracias a un personaje muy importante, quien tras rescatar al protagonista y equiparlo con un brazo protésico le dará una segunda oportunidad de redención. Gracias a esta nueva herramienta, el lobo manco conseguirá nuevas y muy útiles habilidades para el combate. Habilidades como un hacha de combate, poder lanzar shurikens a los enemigos, y muchas otras más para minar tanto la vitalidad como la defensa. Pero el combate no se limitará única y exclusivamente al uso de esta herramienta, pues nos encontraremos con un sistema muy complejo en el que ataque, defensa, sigilo, contraataque y los desvíos serán los grandes pilares de la jugabilidad. 

Un mundo lleno de desafíos

En Sekiro: Shadows Die Twice, los jugadores pondrán -como ya hemos comentado anteriormente- rumbo al Japón Feudal para disfrutar no solo de personajes típicos de aquella época, sino también de un escenario perfectamente recreado a nivel arquitectónico y artístico. Pero la belleza de sus entornos no será lo más importante; lo será la verticalidad que ofrecen. Al contrario que en Dark Souls o en Bloodborne, esta entrega ofrece a los jugadores la posibilidad de escalar estructuras y otras partes del escenario para alcanzar grandes alturas y, bien acabar con los enemigos desde ellas, esquivarlos o descubrir secretos. Para ello, haremos uso del gancho instalado en el brazo protésico del lobo manco, el cual nos servirá también para el combate. Gracias a esta opción, Sekiro: Shadows Die Twice ofrece una jugabilidad más profunda.

Dado que el lobo manco se va a adentrar en una misión casi suicida, necesitará toda la ayuda posible y para ello contará con varios árboles de habilidades. Para poder acceder a ellos tendremos que acabar con todos y cada uno de los enemigos que encontremos en el camino (varias veces por zona a ser posibles) y conseguir experiencia para llenar una barra. Una vez llena, conseguiremos puntos de habilidad para intercambiar por las habilidades disponibles, que pueden ser de carácter primario o secundario. Además, el protagonista de esta particular experiencia podrá hacer uso de toda clase de objetos en el combate para mejoras prestaciones de forma temporal, causar estados alterados a los enemigos y muchas más. Un shinobi siempre tiene a mano miles de trucos.

La muerte es un sendero que todos recorren... o no

Morir muchas veces es algo que está grabado a sangre en los juegos de From Software, ya sea en Dark Souls o en Bloodborne. Por supuesto, en Sekiro: Shadows Die Twice es exactamente igual dado que cuenta con una dificultad muy elevada; moriremos muchas veces en esta entrega, lo cual será severamente castigado. No obstante, hay una forma de burlar a la muerte y poder resucitar para seguir con nuestra misión. El lobo manco podrá regresar del mundo de los muertos si así lo desea el jugador y poder retomar el combate. Pero claro, volver de entre los muertos no será gratuito y habrá que pagar un caro peaje, el cual se descubre a medida que avanzamos en el juego. ¿Estamos dispuestos a pagarlo solo por salvar a nuestro señor?

Esta mecánica, aunque no hace que la dificultad del juego merme en lo más mínimo, ofrece a los jugadores una segunda oportunidad que en otros juegos no hay, lo cual es bastante interesante ya que nos evitará tirar el mando a tomar por (lo dejamos a la imaginación). Para poder volver a la vida, tendremos que tener al completo unos círculos de color rojo situados en la parte inferior de la pantalla, justo encima de la barra de vida. Si están vacíos no podremos hacer nada y moriremos sin remedio, volviendo al último Ídolo del Escultor visitado. Para llenar estos círculos tendremos que acabar con todos los enemigos que encontremos, o bien hacer uso de objetos especiales que encontraremos por el camino. Sin duda, se trata de una opción muy interesante.

0 comentarios
Mensajes recientes

No hay ningún comentario en este muro social

Utilizamos cookies para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede obtener más información pulsando 'aquí'.