Análisis Total War: Attila

(Pc, Mac)

Estás en: JuegosAdn > PC > Análisis > Total War: Attila (PC, Mac) > Página 2

La guerra de Atila

Página 2

Plataforma analizada: PC
Fabio Fraga
12/02/2015 13:24

Quizás bastante asociado al sistema de hordas y a la no necesidad de ciertas naciones de depender de pueblos conquistados para subsistir, y un poco relacionado con la trama y con la historia del caudillo de los hunos, en este juego hemos visto más opciones a la hora de ganar una batalla al asediar un pueblo o ciudad.

Total War: Attila

El asedio de ciudades es espectacular

Obviamente lo inteligente para las civilizaciones clásicas es conquistar dicho pueblo y hacerte con su gestión, para así dividir el coste económico de los ejércitos y la nación en varias ciudades, generando más beneficio inclusive, gracias a edificios y comercios. Pero quizás los pueblos nómadas estén menos interesados en quedarse con la gestión de dicho pueblo, perdiendo así el sistema de hordas, y prefieran simplemente sacar un rédito económico y aterrorizar a los pueblos vecinos, arrasando y saqueando dicho territorio, dejando la ciudad en ruinas. En dicho sentido, al conquistar una ciudad tendremos un completo número de acciones: saquear, subyugar, robar y ocupar, ocupar o asolar.

Asolar ciudades o pueblos deriva en realizar un pequeño saqueo y arrasar todo el territorio, dejando únicamente escombros como prueba de un antiguo asentamiento. Esto hace que el mapa, en ocasiones y sobre por donde pasan los hunos, estén llenos de ruinas de antiguas ciudades. Estas ruinas podremos colonizarlas y comenzar de cero en dicho territorio, aunque no será tarea fácil y, desde luego, nada barata. Dependiendo del territorio pagaremos unos costes u otros, pero siempre bastante elevados.

Hay cambios también en el árbol de tecnologías de la nación. Siguen divididas en militares y civiles. Como sabéis, estas tecnologías nos permitirán realizar nuevos edificios, al mimo tiempo que mejoramos las unidades para reclutar y la economía de las ciudades. Se ha adoptado un sistema más sencillo de tecnologías, sin subcategorías, que hace más sencilla la evolución de las mismas, y la comprensión de lo que estamos mejorando y para qué sirve.

Total War: Attila

Controla tu familia y el poder

Otro elemento que ha visto cambios, o más bien mejoras, es la gestión de los altos cargos de la nación, o mejor dicho, de la familia. Vista anteriormente con un papel secundario, ahora el control de la nación y de nuestros territorios depende, en gran medida, de nuestra gestión. El nivel de apoyo de la nación debe ser un medidor que será importante elevar, buscando apoyos en nuestra familia y seguidores. De esta forma, podremos gestionar casamientos en nuestra familia, pero también divorcios. Si un miembro de nuestro consejo es difamado, podremos intentar buscar apoyo y mejorar su nombre. Si un miembro de nuestra familia o súbdito gana demasiada repercusión, haciendo peligrar nuestro estatus en la nación, podremos difamar su nombre e, incluso, pedir su asesinato.

Las batallas, en ocasiones, y sobre todo si son internas, no se ganan en un campo de batalla, sino en los despachos. En 'Total War: Attila' veremos un completo juego de tronos, en donde estar seguro significa reforzar tus ejércitos, pero también el apoyo del pueblo y de la familia. No hacerlo derivará en traiciones, guerras civiles, etc.

Por supuesto, 'Total War: Attila' presenta novedades en el campo de batalla. Hemos visto escenarios más ricos visualmente, llenos de gentío en los pueblos que estamos a punto de atacar, por ejemplo. El pánico se instaura en ellos cuando ven nuestro ejércitos avanzar hacia la ciudad, momento en que dejan los campos de cultivos para resguardarse dentro de las murallas. Pero no están a salvo... Una de las novedades jugables, es la posibilidad de destrozar, casi por completo, una ciudad enemiga. Utilizando catapultas con proyectiles incendiarios, podremos hacer que la ciudad arda, literalmente, viendo como poco a poco los edificios se incendian unos a otros, y perdiendo el ejército de la ciudad algunas zonas de resguardo. Gracias a esto, se ha hecho un poco más fácil el asedio a pueblos, aunque ciertamente seguirá siendo difícil asediar un asentamiento con mucho ejército.

Total War: Attila

Ver arder una ciudad enemiga es un privilegio

Aunque gráficamente vemos mejoría, y las batallas mueven miles de hombres, seguimos viendo bastante mejoría, sobre todo en tema de animaciones y texturas, además de algunos fallos gráficos puntuales que, para nada, empañan la experiencia de juego. Ver arder una ciudad enemiga es un privilegio que, ahora sí, tenemos en 'Total War'.

Novedades con esencia conocida

Sin duda y no se puede negar, 'Total War' es una de las sagas de estrategia exclusivas para PC y de esencia clásica, que más alud y calidad presentan en la actualidad. Con la "desaparición" de grandes nombres del género en los últimos años, la franquicia de Sega es siempre una alternativa muy fiable que los fans de la estrategia deben tener en cuenta todos los años, al menos cuando se estrenan nuevos episodios.

'Total War: Attila' supone un paso adelante en la integración de nuevas mecánicas que hacen más interesantes algunas civilizaciones secundarias que, de otra manera, ni sopesaríamos elegir. Por experiencia personal, el usuario siempre se inclina por civilizaciones más conocidas con un cierto peso histórico, como Roma, Egipto o Grecia, pero ahora hay un plantel más amplio, gracias a habilidades interesantes.

Con respecto a 'Total War: Rome II' se han añadido mejoras en la personalización y gestión del imperio, sus capitales y la familia real, así como sus vasallos o el control del dominio de la nación. Se ha simplificado, por otra parte, las mejoras tecnológicas y culturales, además de ofrecer más opciones para conquistar o arrasar una región. Se ha conservado el motor gráfico del citado anteriormente, lo que deja al título un poco desfasado en este sentido, aunque vemos ciertos añadidos que hacen más vistosas y estratégicas las luchas en el mapeado.

Total War: Attila

Siembra el terror con los hunos

Pese a todo lo comentado anteriormente, y a que claramente 'Total War: Attila' es una versión mejorada de los juegos anteriores y recientes de la serie, sí es cierto que no dejo de tener la sensación de que, quizás, en el pasado, 'Attila' no sería más que una simple expansión de 'Total War: Rome II'. Merece mucho la pena, sin duda, sobre todo si no has jugado o no tienes 'Total War: Rome II'. Pero los poseedores de este juego, que no son grandes fans de la franquicia, realmente podrían considerar a 'Total War: Attila' como una simple expansión de lo ya visto. No es malo, ojo, puesto que la calidad está ahí y no hay que negarlo, pero tiene un sentido muy continuista.

'Total War: Attila', en definitiva y aunque de calidad, pertenece a la misma "generación" que 'Total War: Rome II', teniendo este juego como base sólida. La sensación es la de estar jugando a 'Rome II' con algún cambio. Es normal que, con estos cimientos, se intenten levantar más edificios sobre ellos, pero como jugador de la serie, espero que el próximo capítulo tenga unos cimientos nuevos e igual de sólidos, adaptados a los tiempos que corren.

Anterior
12
Siguiente2 de 2 páginas
8.5

Lo mejor

Nuevo contexto históricos

Mejoras de los pueblos nómadas

Asedios más espectaculares

Lo peor

Técnicamente el juego debe evolucionar

Un doblaje muy mejorable

Hay cambios, pero parece una expansión de 'Rome II'

¿Cómo analizamos?
1 comentarios
Mensajes recientes
Bonaduce
Bonaduce 12/02/15 17:48:58
10
Todas las novedades las veo realmente interesantes y se agradece una mejorar en la profundidad del juego. Es bastante vistoso eso de hacer arder las ciudades, pero esperar a que baje el precio y lo pulan un poquito en los próximos meses parece ser la mejor opción tongue
1 0
Utilizamos cookies para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede obtener más información pulsando 'aquí'.