Análisis Prey (2017)

(Pc, PS4, One)

Estás en: JuegosAdn > PC > Análisis > Prey (2017) (PC, PS4, Xbox One)

Prey - El límite humano

Arkane Studios nos ofrece una nueva apuesta de ciencia ficción que recuerda a clásicos del género por su elaborado conjunto

Plataforma analizada: Xbox One
Álvaro Miranda Sertal
10/05/2017 18:55
Tras una temporada en el limbo de las licencias olvidadas, 'Prey' ha regresado con un reinicio que poco o nada tiene que ver con su original. Como re-imaginación nos traslada a la estación espacial Talos I poniéndonos en la piel de Morgan Yu, un tripulante que se despierta como uno de los pocos supervivientes de una invasión alienígena. Su propuesta parece más que tópica sobre el papel pero a lo largo de la aventura descubriremos que tal vez el principal responsable de esta nueva amenaza no sea el Tifón. Análisis Prey.
Prey (2017)

Prey - Partiendo desde cero

El campo de la ciencia ficción lleva en activo durante décadas a lo largo de un innumerable número de obras. En los últimos años su presencia ha calado hondo en una mayor afluencia de público generalizado, por lo que los tópicos han terminado influyendo en cada vez su más presente declive. Allá por el 2006 salió a la venta Prey, un shooter en primera persona producido por nada más y nada menos que 3D Realms y creado por Human Head Studios. A pesar de ofrecer una propuesta de calidad con los años ha terminado cayendo en el olvido y su anunciada secuela terminó enterrada por otras novedades del sector, derivando en su cancelación.

La franquicia tenia potencial lo que ha provocado que Bethesda lo haya repescado para que bajo el mandato de Arkane, Prey resucite con una nueva propuesta que parte desde la nada y que toma como referencia obras de ciencia ficción de culto. En recientes entrevistas su equipo creativo ha hablado sobre nombres propios como System Shock o Bioshock, e incluso otras alejadas de nuestro sector como Sunshine o Desafío Total, haciendo mención a otros autores insignia de otros géneros como H.P. Lovecraft. Partiendo de esta base parece que aquí podemos llegar a encontrarnos un referente teniendo en cuenta la experiencia del estudio. Como mínimo se presenta interesante pero ahora que ya se encuentra entre nosotros podemos entrar a valorar si realmente dejará huella de cara al futuro.

El límite humano

Antes de comenzar y por si no había quedado lo suficientemente claro, este Prey no guarda ningún tipo de enlace con su antecesor y para nada es completamente necesario haberlo jugado para poder disfrutarlo o comprenderlo. Bien… en Prey asumimos el rol de Morgan Yu, un candidato/a para entrar a formar parte de la tripulación de la estación espacial Talos I. En una de nuestras primeras pruebas surge un imprevisto y nos despertarnos en nuestra habitación en el mismo día en el que comenzamos, pero conservando los recuerdos de este accidente que supuestamente nunca ha ocurrido.

Poco tardamos en descubrir que, desde el principio, siempre habíamos formado parte de la tripulación y por motivos que desconocemos somos el objetivo de un experimento dentro de la misma. Por si esta premisa no fuese suficiente motivo para despertar vuestra curiosidad, nuestro cautiverio finaliza tras la aparición de un nuevo tipo de amenaza alienígena de procedencia desconocida y sobre la cual queda en entredicho cuanta parte de culpa tiene la propia gestión en su propagación a lo largo de la Talos. Acabar con el enemigo en su totalidad será nuestro principal objetivo en unas instalaciones repletas de misterio y conspiraciones.

Es más que recomendable tomarse el avance con mucha calma, observando cada rincón del escenario con sumo cuidado para poder atar importantes cabos sueltos

Como tal existe una misión principal que actúa como hilo conductor pero para conocer todos los detalles importantes es obligatorio el desvío. Para muchos esto podría significar que las tareas opcionales cobrarían una mayor importancia pero en realidad solo son parte de un ecosistema en el que también entra en juego la exploración del mapeado. La trama es tosca y para digerirla hace falta seguir una serie de pasos que nos ofrecerán respuestas a ciertas dudas. Está más que recomendado tomarse el avance con mucha calma, observando cada rincón del escenario con sumo cuidado para poder hilar importantes cabos sueltos. Con estos pasos en mente podemos descubrir una capa extra de profundidad, tomando como base acontecimientos históricos reales para construir ciertos de sus apartados de forma bastante solvente. Gracias a detalles como este consigue diferenciarse y alejarse de tópicos, ofreciendo una ambientación única y de auténtico lujo.  

Prey (2017)

En constante amenaza

La especie alienígena a la que nos enfrentamos recibe el nombre de Tifón, estando compuesta por diferentes tipos de enemigos. Su principal propiedad es la de reproducirse y tomar el control a través de otras formas de vida, lo que desencadena variaciones en su fisionomía y capacidades. El enemigo básico es el mímico el cual es capaz de ocupar el lugar de un objeto en el espacio bajo su misma apariencia para atacarnos mientras estamos desprevenidos. Al plantel se suman otros como los Fantasmas, Tecnópatas o Poltergeist que cuentan con habilidades que van desde la posibilidad de multiplicarse hasta la capacidad de poder lanzarnos objetos por telepatía. Cada uno de ellos cuenta con sus propias cualidades, teniendo que acertar en sus puntos flancos para ser más efectivos. La variedad de situaciones es significativa pero no tanto la de enemigos y tras los encuentros iniciales apenas habrá lugar a la sorpresa.

Se facilita el uso de combinaciones variopintas que nos permiten jugar a nuestro gusto de forma creativa

Para hacerles frente a nuestra disposición tenemos una amplia selección de armas y poderes que iremos desbloqueando a lo largo de nuestro recorrido. En el armamento entran desde piezas más tradicionales como la típica pistola silenciada o la escopeta, hasta otras más originales como el cañon Gloo o las granadas recicladoras. Contamos con propiedades únicas bastante particulares, con posibilidades como aturdir a nuestros enemigos o activar dispositivos a distancia con una ballesta de juguete. De esta forma se facilita el uso de combinaciones bastante variopintas que nos permiten jugar a nuestro gusto de forma creativa. Los poderes por su lado comienzan con elementos básicos como mejoras de vida o de Hackeo, pero en cuanto aprendemos a utilizar el poder de nuestro enemigo se nos desbloquearán habilidades como la telequinesis o la telepatía.

A pesar de esta variedad de opciones nunca dejamos de ser el eslabón débil y caeremos en combate con bastante frecuencia. En sus primeras horas no es un tema preocupante pero cuando la presencia del Tifón se hace más presente la cantidad de enemigos que se interpondrán ante nosotros es desalentadora. Nuestro movimiento no es precisamente ágil y los recursos no son abundantes, por lo que en la mayoría de las ocasiones huir es una de las opciones más viables. Debido a estas mecánicas el avance se puede ralentizar en exceso, resultando frustrante en ocasiones y perdiendo el hilo de tus objetivos principales. Realmente no es necesario que cada vez que atravesamos una sala reaparezcan una serie de enemigos que ya hemos derrotado con dificultades, perjudicando al sabor de boca que Prey nos ofrece en su totalidad.

Prey (2017)

La basura de un hombre puede ser el tesoro de otro

Si algo es innegable es que Prey puede llegar a sorprender en muchos apartados y por lo que hemos podido experimentar existe cierto factor de supervivencia que se presenta como una de las claves para realizar un recorrido óptimo. Nuestro personaje tendrá estadísticas relacionadas con diferentes capacidades que mermarán en combate y que podremos restablecer con objetos o alimentos. Suelen estar repartidos a lo largo del mapa y no son muy abundantes, por lo que deberemos recoger diferentes tipos de recursos para poder construirlos por nuestra cuenta. Por medio de esta herramienta llamada recicladora podremos convertir cualquier objeto en materias primas que nos serán útiles para crear desde munición hasta recursos básicos para sobrellevar los enfrentamientos.

De esta forma se nos anima a explorar los escenarios encarecidamente para no encontrarnos vendidos en situaciones de peligro. Conlleva otro tipo de ventajas como la posibilidad de descubrir las diferentes opciones que tenemos a la hora de atravesar ciertas dependencias y cómo podemos usarlas para meter en problemas al enemigo. Existen una gran variedad de rutas alternativas y secretos a los que solo podemos acceder si disponemos de ciertos poderes, aunque en la mayoría de las ocasiones las opciones para llegar hasta ellos son más de una. Tenemos curiosas opciones como por ejemplo: cortar el suministro de oxígeno de una dependencia temporalmente para dejar inconsciente a un ser humano.

El entorno ofrece multitud de opciones para ser explorado

Merece la pena hacer mención especial a ciertos fragmentos jugables en los que nos movemos por medio de un traje espacial con gravedad cero, impulsándonos a través de una mochila a reacción para aumentar nuestra aceleración y controlando nuestra rotación de forma independiente. Podremos detenernos al completo pero si no lo hacemos nos desplazaremos a la deriva peligrosamente sin rumbo. Ahora que el entorno puede ser explorado de forma completamente tridimensional puede volverse un tanto confuso pero a pesar de parecer una idea bastante descabellada se ha planteado de una forma creíble que nos ayuda a meternos en el papel de la situación. 

Prey (2017)

Ciencia ficción de calidad y con personalidad

Echando la vista atrás y valorando Prey en conjunto se puede decir que ofrece una experiencia más que disfrutable y que aporta características propias al shooter en primera persona. Goza de una ambientación de auténtico lujo con una gran variedad de situaciones y escenarios acompañados por una compleja trama que no solo se cuenta a través de diálogos y texto.

Técnicamente cuenta con algunos problemas que ya deberían estar olvidados en la presente generación de consolas pero que se contrarrestan con un marcado diseño de enemigos y escenarios. Si no abusará de recursos como el constante backtracking o el aluvión de oleadas enemigas, el avance a través de su experiencia sería mucho más satisfactorio y menos pesado. En cualquier caso si su propuesta os convence debéis saber que ya está disponible para su compra en PlayStation 4, Xbox One y PC.

8.5

Lo mejor

Excelente ambientación

Opciones de combate que nos permiten ser creativos

Ejemplar diseño de niveles

Lo peor

Pocas facilidades a la hora de desplazarnos de forma ágil por la estación

Extensos tiempos de carga entre zonas

Tiende a bombardearnos de enemigos

¿Cómo analizamos?
1 comentarios
¿Quieres ver toda la actividad de la comunidad?Visita nuestra Red Social
Mensajes recientes
MarcoKun93
MarcoKun93 11/05/17 21:11:06
00
Al final ha conseguido sobreponerse a las malas impresiones surgidas de la demo, me alegro bastante. En el futuro caerá
0 0
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.