Análisis Max: The Curse of Brotherhood

(One)

Un rotulador muy especial

Página 2

Plataforma analizada: Xbox One
Fernando Borjas
24/01/2014 18:15

Press Play nos propone un título de plataformas con saltos bastante ajustados y exigentes, pero que por otra parte tendrá mucho de resolución de puzles Estos harán necesario tanto que utilicemos al propio Max para trasladar de un lado a otro varios objetos en el escenario como del rotulador mágico para, por ejemplo, conseguir efectos dominó que nos ayuden a encontrar un paso seguro hasta la siguiente pantalla.

El desarrollo del juego es bastante pausado pese a situarlo dentro del género plataformas, ya que constantemente tendremos que parar nuestro avance para detenernos a pensar por un momento cómo conseguir superar los obstáculos que se nos pondrán en frente con la ayuda de nuestra indispensable herramienta. Debido a esta característica la duración del título aguanta el tipo sin muchos problemas, aunque no esperemos que se vaya más allá de las 5 horas en total, objetivos secundarios a parte. El avance es horizontal y solo tendremos que preocuparnos de dirigir a Max hacia la derecha, con nula exploración más allá de encontrar varios secretos ocultos que quizás nos lleve algo más de tiempo.

Max: The Curse of Brotherhood

Las plataformas nos pondrán los saltos bastante ajustados.

Por otra parte, aunque su estética infantil pueda llevarnos a pensar lo contrario, los puzles propuestos nos pondrán en algún que otro aprieto, temiendo por ello que los más pequeños les resulte un título algo complicado avanzar en algunos momentos. Aunque la dificultad de algunos rompecabezas y lo indefensos que estamos ante algunos enemigos cuando nos descubren nos hará repetir algunas partes en más de una ocasión, se ha optado por un sistema de checkpoints abundantes que prácticamente no penaliza al jugador, haciéndole retroceder solo unos pasos atrás cuando es derrotado.

Pese a que el recurso de poder interactuar con el rotulador mágico desde "fuera" del escenario es uno de los puntos fuertes de este 'Max: The Curse of Brotherhood', el control adolece de algunos problemas, y es que en todo momento nos da la sensación de estar limitados con el gamepad de Xbox One. El uso del rotulador parece concebido para pantallas táctiles o dispositivos como el wiimote, como sucedía con 'Max and the Magic Marker'. Tendremos que desplazar el rotulador de un lado a otro de la pantalla con el joystick derecho del gamepad, lo que termina por ser algo muy poco ágil y cargante. Hay que añadir que en algunas ocasiones en las que tenemos que interactuar rápidamente con el rotulador porque, por ejemplo, un enemigo venga directo a por nosotros, iremos bastante justos de timing, siendo habitual tener que repetir algunas pantallas en varias ocasiones.

Max: The Curse of Brotherhood

El título incluye algunas CGI de notable factura técnica dignas de película de animación.

El apartado técnico es de lo más destacable del título, y es que Press Play ha hecho auténticas maravillas gracias al motor Unity, un software muy habitual en pequeñas producciones que aquí se ha sabido exprimir al máximo. La estética de película animada y el original diseño de los personajes de criaturas bien podrían protagonizar cualquier filme de estética infantil proyectado en cines. Si bien el aspecto de Max o su hermano Felix no nos ha llamado la atención por su originalidad, no podemos decir lo mismo del elenco de esbirros del malvado Lord Mustacho (incluido el propio villano), que está muy cuidado.

Pese a algunos fallos, tras terminar 'Max: The Curse of Brotherhood' nos quedamos con la sensación de haber tenido ante nostros un juego bastante bien terminado, con un ritmo constante durante todo el desarrollo que sabe alternar bastante bien los momentos pausados de puzles y las escenas de saltos trepidantes con el peligro pisándonos los talones. Es una buena manera de comenzar a sacarle partido al catálogo exclusivo independiente de Xbox One -que ahora mismo nos ofrece pocas alternativas-, sobre todo si estamos buscando un buen plataformas.

Anterior
12
Siguiente2 de 2 páginas
8.2

Lo mejor

Apartado técnico inusualmente bueno en este tipo de juegos

Artísticamente, poco que envidiar a una película de animación

Lo peor

El control del rotulador mágico con el gamepad no es nada ágil

¿Cómo analizamos?
2 comentarios
Mensajes recientes
artimaña
artimaña 28/01/14 16:38:43
00
Curioso lo del rotulados.
0 0
Momin
Momin 26/01/14 15:23:47
10
Soy de los que piensan que ha esto le hace falta un mando de la Wii.

El Max de Wii la verdad es que se jugaba divinamente con el Wiimote.
1 0
Utilizamos cookies para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede obtener más información pulsando 'aquí'.