Análisis Fairy Fencer F

(Ps3)

Estás en: JuegosAdn > PS3 > Análisis > Fairy Fencer F (PS3)

El poder de la espada

Acompaña a Fang y Eryn en la épica búsqueda de cien espadas con las que podrán liberar el poder de una diosa que fue sellada hace cientos de años

Plataforma analizada: PS3
Alejandro Redondo
19/09/2014 16:10
Europa y Norteamérica ya tienen en sus tiendas 'Fairy Fencer F', la nueva propuesta rolera del estudio nipón Compile Heart. Aterriza en ambos mercados casi un año después de la versión japonesa y con la reciente confirmación del desarrollo de una secuela para PlayStation 4, la cual se espera que llegue durante el próximo año. Para entonces, contarán con la misma plantilla de lujo con la que se ha trabajado para este título: Nobuo Uematsu en el apartado musical y Yoshitaka Amano en el artístico.

La batalla de los dioses

Hace mucho, mucho tiempo, una diosa de buen corazón y un dios malvado midieron sus fuerzas en una gran batalla que determinaría el destino del mundo. Sus cuerpos acabaron convertidos en estatuas de piedra, y sus poderes sellados mediante un gran número de espadas, llamadas 'Fury', que hoy están esparcidas por diferentes puntos de la geografía. Poseer una de esas armas permite desactivar una de las muchas ataduras que tiene cada dios, por lo que en la mano de cada 'Fencer' (poseedor de una espada) se encuentra la decisión de ayudar a liberar a una u otra deidad.

Fang es un chico normal, amante de la comida y un poco vago que, por azar del destino, acaba topándose con una de esas 'Fury'. Todas estas armas tienen en su interior un hada ('Fairy'), y la de su espada responde al nombre de Eryn, tiene la personalidad de una quinceañera ilusionada con el mundo y habla más de lo que Fang puede soportar. Parece ser que esta fantástica criatura ha perdido todos sus recuerdos, pero sigue teniendo clara su misión: liberar a la diosa de buen corazón tras la recogida de, calcula, unas cien 'Fury'. Tras un logrado chantaje emocional, el protagonista de esta aventura acaba aceptando ser la persona que le ayudará a conseguir el objetivo.

Fairy Fencer F

Los artworks son espectaculares. Lo mejor junto a la banda sonora

Como veis, el argumento de 'Fairy Fencer F' no pinta nada mal en sus primeros compases. Se acaba incurriendo en demasiados tópicos de los juegos de rol, como los dioses o las espadas mágicas, pero la posibilidad de liberar a una u otra deidad y el gran número de 'Fury' existentes le dan cierta profundidad a dicho planteamiento. A medida que avanza la aventura, sin embargo, el desarrollo de la historia acaba resultando algo monótono por la poca variedad de opciones que ofrece el título a nivel de jugabilidad, aunque veremos este punto más detenidamente en otro apartado.

Las actuaciones de los personajes están claramente orientadas a satisfacer al público nipón

Otro aspecto que podría haberse trabajado mucho más es la personalidad de los distintos protagonistas, planos y muy típicos de los animes y juegos de este estilo: la chica pava, la chica pechugona que siempre tiene calor y "se le olvida ponerse ropa interior" (¿quién dijo 'fanservice?'), el chico pasota, el chico rarito y poco hablador, etc. Las distintas situaciones y las actuaciones de los personajes están claramente orientadas a satisfacer al público nipón, y la mayoría de conversaciones son predecibles y carentes de interés.

Fairy Fencer F

Cui se parece, sospechosamente, a Terriermon de Digimon Tamers

Pocos espacios para jugar

La dinámica de juego de 'Fairy Fencer F' es muy similar a la que hemos podido ver en otros títulos del género como 'Time and Eternity' o la saga 'Atelier', con una ciudad principal que hace las veces de centro de operaciones y muchas mazmorras sin conexión entre ellas y a las que solo acudimos para cumplir misiones principales y secundarias. El problema es que esta fórmula se ha llevado, en esta ocasión, a un extremo que hace que la jugabilidad de este título no resulte para nada atractiva.

No sabemos si es por falta de tiempo, de personal o de presupuesto, pero las zonas en las que podemos jugar son muy escasas. La ciudad de la que hablábamos antes no está desarrollada, y nos movemos entre los distintos emplazamientos mediante un menú con distintas opciones. El mapa del mundo, por supuesto, tampoco está creado, y solo tenemos que seleccionar el punto al que queremos ir para llegar instantáneamente. Y por último, las mazmorras, que son el único lugar por el que podemos movernos libremente, tienen casi siempre un tamaño ridículo que hace que puedan ser completadas en tiempo récord.

Fairy Fencer F

¡Que el fanservice no decaiga!

El desarrollo de la historia principal, lejos de solucionar estos problemas en la jugabilidad, los agrava inyectando altas dosis de monotonía. Una vez conseguimos la primera 'Fury', la dinámica es siempre igual, con una visita a la ciudad y una nueva localización para encontrar la siguiente espada, y así sucesivamente. Todo ello, entorpecido con continuos diálogos (en ocasiones, demasiado extensos) que son los que hacen que el título dure tantas horas, porque como decimos las partes en las que cogemos el mando para algo más que para pulsar el botón de 'siguiente' son muy pocas.

Las misiones secundarias tampoco ayudan en absoluto. Tan solo plantean enemigos más fuertes en localizaciones que ya hemos visitado, o algunos retos de caza o recolección de objetos. Como viene siendo habitual en este género, será fundamental cumplir alguna que otra tarea para obtener dinero que nos permita luego comprar mejor equipamiento y objetos de curación, aunque si tenemos un poco de experiencia en los JRPG podremos matar dos pájaros de un tiro y cumplir misiones casi sin querer. Y es que, desgraciadamente, en 'Fairy Fencer F' se vuelve especialmente tedioso volver a visitar zonas solo para 'farmear'.

El círculo marca el camino

Por desgracia, son muy poquitos los puntos positivos que encontramos en este título de Compile Heart, y el sistema de combate no es uno de ellos. Las peleas son por turnos, pero tanto los protagonistas como los enemigos pueden caminar por el escenario dentro de un círculo de movimiento cuyo tamaño depende del personaje. Nuestros ataques y magias tendrán otro alcance distinto, por lo que será fundamental posicionarse correctamente para hacer daño pero no recibirlo. Si tuviésemos que hacer un símil con algún juego conocido, diríamos que es como un 'Fire Emblem' o un 'Final Fantasy Tactics' en el aspecto táctico, solo que con movimiento libre en lugar de a través de casillas.

Anterior
12
Siguiente1 de 2 páginas
6

Lo mejor

Un planteamiento interesante de la historia

Una banda sonora acertada, y voces en inglés o japonés

Diseño artístico excelente

Lo peor

Escasísimas zonas jugables

Mazmorras pequeñas, poco detalladas y sin interés

Sistema de combate simplón

En un inglés de academia, algo difícil en ocasiones

Jugabilidad nefasta, con una tasa de frames bajísima.

¿Cómo analizamos?
4 comentarios
¿Quieres ver toda la actividad de la comunidad?Visita nuestra Red Social
Mensajes recientes
llaokumall
llaokumall 22/09/14 12:34:11
00
Cómo se pasan con el movimiento de los pechos xD
0 0
Aiacos10
Aiacos10 20/09/14 11:51:44
00
Un Terriermon afrancesado. Ya está, me vendieron el juego. (?)
0 0
TeamColossus
TeamColossus 19/09/14 16:47:02
00
@Dragonfly Si, yo creo que lo has definido bien, es un estudio que prima mucho mas el diseño y el acabado que otras cosas como la jugabilidad...
0 0
Dragonfly
Dragonfly 19/09/14 16:22:27
00
Es Compile Heart: prioriza el aspecto cuidado anime con altas dosis de fanservice ecchi por encima de la calidad de juego. A veces hace sagas como "Record of Agarest War" y juegos como "Monster Monpiece" y "Sorcery Saga", con calidad regular y aceptable; y otras veces hace juegos como el primer "Hyperdimension Neptunia" y "Fairy Fencer f".
0 0
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.