Análisis The Hungry Horde

(Vita)

Estás en: JuegosAdn > PS Vita > Análisis > The Hungry Horde (PS Vita)

¡Vámonos de cacería!

Nosebleed Interactive trae a los jugadores de PS Vita su primer proyecto para la portátil, un título totalmente arcade en el que deberemos de tomar el control de una horda de zombi

Plataforma analizada: PS Vita
David Cabezas
21/11/2014 11:35
Nosebleed es un estudio recientemente fundado en Newcastle, Reino Unido, cuyos integrantes cuentan con varios años de experiencia dentro del mundo de los videojuegos y que por vez primera se lanzan al mercado de las consolas. Tras varios premios a la originalidad, desarrollo y trabajo en equipo, se ponen manos a la obra para desarrollar una entrega que si bien no destaca por sus apartados técnicos, si lo hace con su jugabilidad, que cumple con una diversión moderada y correcta.

La desarrolladora ha optado por crear este 'The Hungry Horde' con el motor Unity, este motor de desarrollo que tan de moda está en los últimos años y da la posibilidad a casi cualquier creativo de traer sus creaciones al mundo. PS Vita es la plataforma perfecta para lanzar este tipo de videojuegos, debido a que es un hardware potente y el cual está apoyando durante los últimos meses a los desarrolladores independientes, con los casos más recientes de ‘Minecraft’, ‘The Binding of Isaac’ o precisamente ‘The Hungry Horde’. La premisa es bien sencilla, ponerse en el lado contrario y manejar a una horda de zombies come cerebros cuya principal finalidad es la de acabar con toda la población en el menor tiempo posible.

La mecánica de juego puede recordar a algunos usuarios con las de viejos conocidos como ‘Pikmin’ o ‘Little King Story’

La mecánica de juego puede recordar a algunos usuarios con las de viejos conocidos como ‘Pikmin’ o ‘Little King Story’, con una vista aérea cenital en la que desarrollar todas nuestras estrategias. Las partidas serán muy rápidas ya que como buen título arcade el principal cometido es el de sacar la mayoría de puntos y posteriormente duplicar o aumentar la puntuación adquirida. Como jefe de los zombies habrá que dirigirlos a través de una ciudad puesta patas arriba debido a esta amenaza y que no se encuentra preparada para abarcar esta odisea. Conforme vayamos avanzando por los mapeados se divisarán a un gran número de civiles que serán nuestros principales objetivos.

Solo con pasar a su lado o chocar con ellos producirá que se conviertan en estas temidas criaturas y que aumenten las filas de nuestro pequeño gran ejército. A mayor cantidad de infectados, mayor será la capacidad de convertir humanos. Si bien todo con lo que choquemos se convertirá también puede representar un problema ya que los caminos se encuentran repletos de trampas y objetos como bombas, puertas que se cierran de repente o gente armada pueden acabar con muchos de los aliados.

The Hungry Horde

La variedad de minijuegos permitirá aumentar nuestras puntuaciones

Cada persona que sea convertida dará unos segundos al tiempo, que desde el inicio de la partida jugará en nuestra contra. Por otra parte se puede elevar este indicador atravesando una serie de checkpoints. No todo será infectar, ya que hay una serie de objetos que darán aún más puntos, como pueden ser los cerebros que se encuentran escondidos en los lugares más recónditos de los niveles u otras acciones como ir destrozando todo lo que surja a tu paso. Uno de los objetos que puede suponer un peligro dentro de la aventura son las cajas de regalo, que si bien son armas de doble filo pueden determinar el futuro de la partida. Algunas de estas cajas guardan más cerebros, powerups e incluso minijuegos con los que aumentar la puntuación. Otras solo llevarán explosivos que no sólo acabarán con las tropas sino que podrán ralentizarnos en nuestra batalla.

Minijuegos para alargar la historia

Como se citó anteriormente, existen una serie de pruebas con las que ganar puntos pero cumplen otra misión más importante, crear algo de variedad. Entre los minijuegos más destacados podemos citar algunos como una cola de conga creada de estas criaturas y que será muy parecido al videojuego snake, en el que tendrán que bailar sin chocarse unos con otros. Entre los demás existen pruebas de tiro, serios guiños a franquicias como ‘Metal Gear Solid’ o carreras entre otros. Al superar cada uno de ellos se otorgarán una serie de segundos más para sobrevivir así como algunos power-ups de interés. En las partidas se tendrán cuatro habilidades para utilizarse, con poderes como Carrera, que otorgará de mayor velocidad, Agarrón que servirá para coger a un rival y llevárnoslo, la opción de crear un escudo o aturdir a nuestros rivales.

The Hungry Horde

Los escenarios son pobres en detalles pero esconden muchos objetos

Una vez se termine la partida se podrán ganar una serie de trofeos cumpliendo algunos objetivos de la partida, como acabar con un número de personajes, resistir el mayor tiempo posible o incluso destrozar todo el moviliario posible. Esto servirá para desbloquear el único extra que anima a continuar jugando, una serie de cromos sobre todo lo que aparece en el juego y que aliña un poco el título con algunos toques de coleccionismo.

Lo que respecta a sus aspectos técnicos decir que al ser creado en Unity, se tienen una amplia variedad de oportunidades para crear un título realista y vistoso, pero este no es el caso. En primer lugar, tenemos una vista en cámara cenital que es muy incómoda en cualquier momento de las partidas, oscilando de manera automática a los lugares que menos interesan y que en los momentos en los que hay que utilizarla no funciona correctamente. Los personajes están muy poco trabajados debido a que sus diseños son al estilo ‘Minecraft’, con unos estilos vagos y planos. La velocidad del juego tiene unos bajones de frames por segundo muy alta, con la que tendremos ralentizaciones constantes que bajarán el ritmo de la partida.

El apartado sonoro no pasará a la historia como uno de los mejores de la época, pero suple sin muchas florituras. Las canciones son muy sosas, teniendo unos temas lentos, repetitivos y que no sumergen para nada en la partida. Lo que respecta a los sonidos y efectos son esperpénticos, con unos doblajes a gorjeos realizados por gente sin conocimientos de doblaje y que resulta vergonzoso escucharlos en muchos momentos.

The Hungry Horde

Juéglo gratis en PS Plus este mes

‘The Hungry Horde’ es un título independiente muy simple, tanto, que puede resultar muy aburrido. Sería perfecta esta mecánica para dispositivos de Android o iOS, pero este tipo de juegos no encajan en un hardware como el de PS Vita, que puede dar mucho más y mejor. Eso sí, cumple el difícil objetivo de entretener a los jugadores con partidas rápidas pero estas se volverán repetitivas y no aportarán nada nuevo a medida que se avance. Su precio no es nada atractivo, 7.99€, que es demasiado elevado para lo que ofrece. Eso sí, si eres suscriptor de PlayStation Plus tienes la oportunidad de jugarlo totalmente gratis durante el mes de noviembre. En conclusión, ‘The Hungry Horde’ viene con una premisa divertida e ilusionante pero que se queda en el camino al no otorgar la suficiente variedad.

6

Lo mejor

Una premisa argumental bastante divertida y desenfadada

Los escenarios ocultan una gran cantidad de sorpresas

Los coleccionables que ofrece, que lo dota de mayor rejugabilidad

Lo peor

Precio excesivamente caro para lo que ofrece

Gráficamente pobre y poco trabajado

Aspecto sonoro que no convence con efectos de sonido esperpénticos

¿Cómo analizamos?
0 comentarios
¿Quieres ver toda la actividad de la comunidad?Visita nuestra Red Social
Mensajes recientes

No hay ningún comentario en este muro social

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.