Análisis The Evil Within

(Ps3, 360, Pc, PS4, One)

Estás en: JuegosAdn > PS3 > Análisis > The Evil Within (PS3, Xbox 360, PC, PS4, Xbox One)

Guardián perdido

Tango Gameworks nos ofrece el último de los DLC para The Evil Within, un contenido en el que interpretamos a la imponente mole llamada el Guardián

Plataforma analizada: PC
Fran Pineda
27/05/2015 15:25
Tras hacer las veces de detective con Castellanos, desenmascarar el programa STEM gracias a la intrépida agente Juli Kidman; es hora de ahondar en el trasfondo de otros de los grandes protagonistas de The Evil Within: sus enemigos y en concreto uno de los más carismáticos de la obra. El producto además da un giro de tuerca en la jugabilidad, centrándose de lleno en la acción en primera persona y con el gore además de la violencia de turno como ejes centrales de la diversión ¿Habrá surtido efecto el cambio?

¡No sin mi hija!

Una de las propuestas más atractivas de ‘The Executioner’ es sin lugar a dudas la de ponernos en la piel del impresionante Guardián, el enemigo que hacía las veces de némesis en el juego original dándonos más de un quebradero de cabeza con cada una de sus apariciones. En esta ocasión el DLC nos sirve, al igual que los ya publicados anteriormente, para conocer algunos detalles más sobre el trasfondo de ciertos personajes.

El programa STEM vuelve a ser el telón de fondo elegido por Tango Gameworks para el contenido descargable. Sometidos a él, deberemos de adentrarnos en la pesadilla para nada más y nada menos que rescatar a nuestra hija, eso sí, alterando nuestra apariencia y sumiéndonos en un mundo de auténtico terror. Hay que reconocer que aunque la idea del argumento pueda sonar interesante, éste no es más que una excusa para liarnos a martillazos -  u otras armas – con todo muerto viviente que se nos ponga por delante. La trama, no excediendo más allá de la hora y media o dos horas de juego, no contiene grandes sorpresas, giros de guion o cualquier otra característica que nos incite a seguir adelante con el desenlace como principal incentivo, sino que éste se basa única y exclusivamente en hacer cada más poderoso a nuestro Guardián y por ende eliminar el mayor número de enemigos posible de la forma más sádica.

No obstante, y a pesar de su escueta duración y pobre argumento, ‘The Executioner’ tiene otras características que hacen al producto muy divertido e inclusive rejugable. Una de ellas es sin dudas el giro en la jugabilidad que ha dado el DLC con lo visto en ‘The Evil Within’. Olvidaos de tener que ir agachados, administrar munición y todas esas cosas características de los survival horror. Aquí tenéis vía libre para entrar a degüello con todos los adversarios, fórmula que aunque se repite en exceso como veremos a continuación, le ha sentado de maravilla a la propuesta en especial por su lograda ambientación, la cual se mantiene intacta. Por otro lado, desbloquear todas las armas, accesorios y complementos para el Guardián se vuelve un pique que en cierta manera alargará la vida del DLC, sumado por supuesto a los extras tras terminar la trama principal. A todo ello hay que añadir las diferentes notas que encontraremos durante nuestro periplo por los escenarios, sumando información no solo del personaje al que interpretamos, sino también de los jefes finales a los que nos enfrentaremos y que obviamente también tendrán su pequeño trasfondo.

The Evil Within

Un martillo impregnado en sangre

La jugabilidad de ‘The Executioner’ no se anda por las ramas. Tango Gameworks van directos al grano, bebiendo de la fórmula arcade vista en el género de los shooter en la que los escenarios pequeños y lineales eran los lugares en los que abrirnos paso con nuestro arsenal. En este sentido, el DLC nos llevará hasta escenarios ya vistos en la obra original de Mikami, detalle que nos gustaría haber visto ampliado al igual que pasara en los contenidos descargables protagonizados por Juli Kidman.

The Executioner tiene un marcado carácter fan-service, con especial atención al trasfondo de los enemigos en la obra original

Como mencionábamos líneas atrás, no harán faltan mecánicas complicadas para entender la idea del juego. El gatillo izquierdo servirá para “investigar” el entorno en busca de las notas de nuestra hija, mientras que RT/R2 lo utilizaremos la gran parte del tiempo para asestar golpes con nuestra arma principal. Se han implementado varias posibilidades al control de cara a los combates más complicados. A pesar de la excesiva lentitud de movimiento del Guardián – y que podremos aumentar adquiriendo las botas de turno en la tienda – éste podrá efectuar un útil ‘dash’ presionando LB/R1, sacándonos así de las situaciones más peliagudas. Destaca también la posibilidad de agarrar a nuestros enemigos y lanzarlos contra otros adversarios o simplemente estamparlos contra la pared.

‘The Executioner’ saber hace muy bien el sentirnos poderosos controlando al Guardián. Su andar pesado nos transmite la sensación de ser un hombre corpulento y alto; inclusive también a la hora de asestar ataques. Ello se ve potenciado a medida que avanzamos en la pequeña aventura gracias al desbloqueo de nuevos objetos. Eliminar enemigos, ya sean estándares o jefes finales, acceder a lugares escondidos o destruyendo ciertos elementos del escenario nos proporcionará fichas. Éstas podremos canjearlas en la tienda con forma de caja de fuerte para mejorar estadísticas como la salud, la defensa, aumentar la velocidad de movimiento, el daño del martillo o bien adquirir/optimizar las nuevas armas.

The Evil Within

La idea es cuanto menos atractiva, es cierto, y de hecho transportar un juego en tercera persona al más puro estilo FPS le sienta de maravilla, no dando problema alguno el control; pero los errores de ‘The Executioner’ son otros. El más claro de ellos es la excesiva monotonía en las mecánicas jugables. Al comienzo del título se nos brindará una lista con los intrusos en el programa STEM, siendo precisamente éstos los jefes finales a eliminar. A partir de aquí, y durante todo el DLC, nos pasaremos las dos horas de duración accediendo a pasillos/habitaciones en busca de notas de nuestra hija, para el consiguiente combate de turno.

Por otro lado, la dificultad no puede ajustarse en ningún momento durante el contenido descargable, pero a nada que os “atrape” la experiencia se os convertirá en un auténtico paseo. Los jefes finales son, como ya podréis deducir, la gran chicha del producto ofreciendo éstos diferentes mecánicas para abatirlos – aunque siempre optemos por el enfrentamiento directo – además de una dificultad que aumenta nivel a nivel. No obstante, y tras el primer ‘boss’ podremos acceder a salas en las que, similar a un modo horda, podremos hacernos con un considerable número de fichas. Repetir éstas salas es posible, por lo que empleando apenas 10 minutos en ellas lograremos reunir el suficiente número de monedas para en poco tiempo tener a nuestro Guardián al completo en términos de salud, defensa o daño del martillo.

Gore y violencia descafeinados

‘The Executioner’ tiene un planteamiento que, viniendo de un survival horror en el que prima el sigilo y mirar con detenimiento cada bala que gastamos, se ofrece poco más que original. El producto logra su propósito a la hora de hacernos sentir poderosos en el papel del Guardián, tal vez demasiado, y su propuesta jugable nos incita en cierta manera a querer desbloquear todo el contenido posible para, una vez más, estar deseosos de reventar todas las cabezas posibles, realizar las ejecuciones más violentas y enfrentarnos al jefe final de turno. La ambientación, al igual que en la obra original, encaja como un guante y logra francamente transportarnos a una aventura en la que el “mal rollo” y el terror van de la mano.

The Evil Within

No obstante y por desgracia, ‘The Executioner’ es un producto fan-service con todas las de la ley. Mientras que los DLC en los que interpretábamos a Juli Kidman servían con acierto para despejarnos dudas sobre ‘The Evil Within’ y la trama de Castellanos además de implementar nuevas mecánicas jugables; el contenido descargable que nos ocupa poco o nada aporta a la fórmula que vimos hace unos meses más allá de liarnos a mamporros con todo lo que se nos cruce. Uniendo la repetición excesiva de situaciones y su brevedad, ‘The Executioner’ nos deja un sabor agridulce tras los más que notables DLC anteriores, recomendando su compra a los que disfrutaron desde el minuto uno de la obra de Mikami y con ello de sus personajes, ambientación y atmósfera.

6.5

Lo mejor

El cambio en la jugabilidad le ha sentado genial al Guardián

La atmósfera, aún más opresiva en primera persona, junto a la violencia y el gore

Conocer algo más de información sobre los enemigos de The Evil Within

Lo peor

Acaba haciéndose repetitivo

Brevedad en su trama principal, apenas dos horas, aunque incita a la rejugabilidad

¿Cómo analizamos?
0 comentarios
¿Quieres ver toda la actividad de la comunidad?Visita nuestra Red Social
Mensajes recientes

No hay ningún comentario en este muro social

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.