Análisis Sniper: Ghost Warrior 3

(Pc, PS4, One)

Estás en: JuegosAdn > PC > Análisis > Sniper: Ghost Warrior 3 (PC, PS4, Xbox One)

Sniper: Ghost Warrior 3: un héroe entre sombras

Situados detrás de las líneas enemigas, en la piel del Jon North, nos embarcaremos en una sangrienta aventura para recuperar a nuestro hermano Robert.

Plataforma analizada: PC
Carles Martínez
25/04/2017 13:25
Después de haber demostrado sus intenciones, y haber dejar claro su nuevo terreno de juego durante la fase beta, el nuevo Sniper: Ghost Warrior 3 de CI Games nos hace entrega de esta nueva experiencia francotirador que, pese a contener algunas características especialmente mejorables, no decepcionará a todo aquel que busque centrarse eventualmente en experimentar la vida de un tirador de élite. Análisis Sniper: Ghost Warrior 3.
Sniper: Ghost Warrior 3

Sniper: Ghost Warrior 3 - Nuevo destino: Georgia

La salida del anterior 'Sniper: Ghost Warrior 2' fue uno de los lanzamientos que no gustó especialmente a muchos usuarios. A raíz de un presupuesto humilde, y un cúmulo de decisiones mal gestionadas, fue un juego mediocre que no destacó en especialmente nada, salvo en determinados puntos concretos de su apartado visual, del cual tampoco podía llegar a hacer mucha gala, en vista a que jugaba las mismas cartas que Crysis 3, y éste por contraparte, se las apañaba mejor. Uno de los aspectos que más decepcionó en la pasada entrega, fueron esas 4'5 horas de duración que empobrecían su gran capacidad jugable en una aventura tremendamente lineal, sin apenas disponibilidad de estrategias individuales.

Por suerte, en esta nueva entrega, las fronteras se expanden para no volver a limitar las directrices pasadas, teniendo como eje principal grandes mapas de mundo abierto, todos ellos con condiciones atmosféricas dinámicas y ciclos de día/noche que pueden determinar nuestro éxito en la partida. Además, Sniper: Ghost Warrior 3 viene acompañado de una nueva historia -de la que hablaremos más adelante- que, sin duda alguna, albergan más esperanzas de las que pudiera tener su antecesor. Esta nueva y tercera entrega de la trilogía, que llega de la mano de CI Games, viene dispuesta a solventar (o al menos a intentarlo) la mayoría de fallos que surgieron en las pasadas secuelas de esta saga, enfocándose y enfatizando en todo aquello que pueda realmente destacar. ¿Lo consigue? Bueno, logra salvarse, pero llegando con el barco lleno de boquetes a puerto.

Lazos de amistad en el campo de batalla

Todo el argumento principal de la obra se teje a raíz de los lazos de amistad entre los dos hermanos, Jon y Robert, ambos gratos soldados del ejército y cada uno con un carácter distinto. Ese punto de vista narrativo sin duda alguna aporta una perspectiva muy sugestiva e interesante a esta gran hazaña bélica, permitiendo abrir la puerta a nuevos enfoques que no siempre pueden ser vistos en los videojuegos de este género; no obstante, aunque este toquecito argumental a primera vista hace de la historia algo realmente atractivo, durante el desarrollo de la obra no se termina de cuadrar como debería. Incluso, en varias ocasiones durante la aventura, se queda a medio camino terminando por derivar en un argumento pretencioso y en cierta manera cliché. 

Cuando me adentré por primera vez a este videojuego y vi que la historia principal se construía sobre los pilares emocionales citados, a la primera de cambio me interesé un montón por toda la obra. De verdad, -como he mencionado antes- no siempre en los videojuegos bélicos se aporta un punto de vista introspectivo de este tipo; es cierto que Spec Ops: The Line deconstruyó los paradigmas del shooter militar y en cierta manera la saga Metal Gear promueve un trasfondo filosófico sobre la guerra, pero una historia personal sobre dos hermanos destinados al ejército, con matices humanitarios y trasfondo de personajes, pocas veces se ha llevado a cabo dentro de un contexto como éste. Dicho de esta manera todo suena muy bonito, cada uno de esos elementos: los personajes, la trama, incluso el escenario (aunque esto último cogido con pinzas), el juego dispone de ellos y hace un cierto uso relativo, al igual que superficial, cuando los entrelaza. El problema, creo, viene a raíz de esto último: la superficialidad con la que trata todas y cada una de esas características. 

Sniper: Ghost Warrior 3 se desvela ante nosotros abriéndonos la puerta a una trama singular sobre el reencuentro, la amistad y la familia, sin embargo el juego parece usarla como excusa para todo lo demás

A medida que indagaba más y más en la trama, más pobre me parecía todo. Resulta triste pero...la definición exacta que recibiría la historia de Sniper: Ghost Warrior 3, bajo mi punto de vista, sería: la excusa perfecta para darse de tiros con la muchedumbre. Es incluso hasta confuso porque no termino de comprender si el juego pretende hacerme sentir ciertas emociones hacia los principales protagonistas, o divertirme hasta la saciedad matando a todo ser que se mueva por el mapa. El título tiene escenas dramáticas muy buenas, pero me resultaron vacías de relevancia porque creo que no las compagina con un guión muy acertado. Terminando por desaprovechar una trama y unos elementos que, sin duda alguna, habrían hecho de este juego algo sobresaliente, más de lo que es en este aspecto. 

Sniper: Ghost Warrior 3

Cazar o ser cazado

Toda la experiencia de juego, a grandes rasgos, me ha resultado muy similar a la tercera entrega de Far Cry, prioritariamente lo primero que se me viene a la cabeza al recordar mi experiencia con Sniper: Ghost Warrior 3 es la difusa imagen de Far Cry 3. Esto de primeras resulta malo, en vista a que se podría considerar que el juego no me ha ofrecido nada novedoso, ni con insignia propia. Y es cierto, la mayoría de los elementos que componen la ecuación ya los habremos visto en muchos otros juegos, y que encima lo llevan a cabo de una manera más preferible. Pero lo mejor de todo, es que en varias situaciones me dio la sensación que el juego intenta adherirse por completo al camino que tomó Far Cry 3. No lo logra, ni lo consigue, es más creo que ni es su intención principal, pero fue el presentimiento que me dio durante todo el juego, remarcando que Sniper: Ghost Warrior 3 parece no dejar claras sus intenciones reales, y no terminar de compaginar de una manera muy correcta la trama y su jugabilidad, teniendo una innumerable cantidad de altibajos.  

Sniper: Ghost Warrior 3 ofrece un sistema de misiones guiadas, varios eventos y puntos de interés, para la exploración de cada uno de sus mapas

Las mecánicas de Sniper: Ghost Warrior 3, a pesar de estar principalmente enfocadas al uso del sigilo y de la cautela, en varias ocasiones permiten al usuario afrontar cada una de las situaciones de una manera excéntricamente directa. Así como en Metal Gear Solid V: The Phantom Pain el hecho de lanzarse a saco contra los enemigos, blandiendo el arma en alto, implicaba consecuencias narrativas, o en Far Cry 3 la locura desenfrenada de quemar un campo entero se podía justificar mediante la evolución personal de Jason, aquí las matanzas simplemente son fruto más de nuestra impaciencia o nuestras ganas de solventar rápidamente una misión. No deriva o trasciende a nada más. Un hecho que en lo personal me ha desanimado un poco, en vista a que creo que podría haberse usado de una manera más efectiva para dar juego a cierta consonancia ludo-narrativa, aprovechando la ira y desesperación que sintiera Jon North para recuperar a su hermano. 

Sniper: Ghost Warrior 3

Cada vez que derrotemos a un enemigo, ya sea de manera discreta o ametrallándolo, podremos recoger sus armas para añadirlas a nuestro "inventario" de la base o cambiarla por nuestro rifle o arma secundaria. Me han gustado bastante las distintas opciones que nos presenta el juego para modificar y mejorar (a simples rasgos) todo el abanico de armas que tendremos a nuestra disposición, haciendo que podamos adaptar nuestro estilo de juego a la manera que prefiramos. Cabe mencionar que la inteligencia artificial deja un poco que desear. No es que sea tremendamente mala, pero algunas veces, sobre todo a raíz de algunos bugs, se forman situaciones especialmente molestas a nivel visual.

La inteligencia artificial es un poco susceptible a fallar y a quedarse bugeada. En más de una ocasión me encontré con situaciones realmente molestas cuando decidía combatir cuerpo a cuerpo

Por otra parte, la grandísima mayoría de las misiones siempre siguen la misma estructura: nuestro superior, o nuestras compañeras en este caso, nos asignan unos enemigos y tenemos que eliminarlos. Algunas de las situaciones podremos afrontarla de un modo distinto, es cierto, ya sea entrar y liarnos a tiros o calcular sigilosamente a quien matar; pero la linealidad que se experimenta en cada una de las 6 misiones, más o menos, que componen los 4 actos principales del juego, -sin contar con las secundarias-, es tremendamente monótona. Es que prácticamente en el fondo es siempre lo mismo: encontrar unas buenas vistas para dar unos cuantos disparos y luego salir corriendo como si aquí no hubiera pasado nada. Es verdad que ciertas veces tendremos objetivos secundarios en la misión de turno, pero suelen ser tonterías muy prescindibles. Todas aquellas misiones que difieren del resto son vagamente escasas, muy escasas, y tampoco siguen un esquema muy distintos a las de: buscar y matar. Básicamente se adaptan, o cambian, al de: buscar y rescatar; o buscar y encontrar. En ningún momento se introducen mecánicas nuevas, como el disparar desde vehículos en marcha -por nombrar algo trillado-. 

Sniper: Ghost Warrior 3

Nos dejaremos a ningún hombre atrás

Sniper: Ghost Warrior 3 se nota que intenta arriesgar para ofrecer nuevas posibilidades a través de su renovado esquema, en comparación con la anterior entrega. Y precisamente por eso mismo, en algunas circunstancias tropieza más de dos veces. Sin embargo no puedo negar que me lo he pasado gratamente bien dándome de tiros con la peña. Cuando uno está harto de ser tan malo con el francotirador (del que tienes que calcular hasta la dirección del viento para poder disparar correctamente) se agradece el poder hacer las cosas a la vieja escuela con los enemigos. Luego también, a pesar de lo afirmado, el sistema de combate cuerpo a cuerpo hay que decir que es muy satisfactorio al igual que salvaje, es verdad que algunas veces se originan bugs visuales cuando agarramos a determinados enemigos, pero eso no quita que de manera general se disfrute apuñalándolos por la espalda, entre otras cosas.

Uno de los puntos fuertes del juego es, sin lugar a duda, su kinestésica de disparo/impacto, sobre todo cuando hacemos daños críticos a ciertos enemigos. No lo representa de una manera tan excelente como su competencia directa Sniper Elite, pero sí que a través de varias animaciones a medida sumándole una detección de impactos bastante lograda, al igual que decente. 

Ciertas zonas del mapa parecen construidas expresamente para realizar las misiones de turno, una característica que hace carecer de sentido el lugar en cuestión dentro de su propio universo

A fin de cuentas, no creo que Sniper: Ghost Warrior 3 realmente decepcione a la comunidad de fans que agradece poder disfrutar del subgénero "Sniper". Como habéis podido ver a lo largo del análisis, hay ciertos boquetes en el casco del barco, algunos más grandes que otros, pero no hacen que termine de hundirse. Además de estar centrado en ofrecer posibilidades para el sigilo, a través del open world, la cantidad de puntos de interés por explorar y la los distintos eventos que podemos ir realizando por el mapa son realmente abundantes. La mayoría de estas actividades son similares entre ellas -reafirmando el punto comentado anteriormente acerca de las misiones-, pero el hecho de estar posicionados de manera distinta permite cierta versatilidad a la hora de enfrentarnos a los rivales presentes. Permitiendo expandir la diversión más allá de la mera campaña principal.

En cuanto a mí, personalmente, me ha sentado un poco mal ver el desaprovechamiento tan exagerado de una trama que podría haber dado tanto de sí misma. No sé realmente si ha sido a causa del presupuesto, de algún tipo de limitación o quien sabe, pero tenía los elementos y componentes perfectos para entablar una historia realmente de 10, llegando incluso a poder deconstruir muchos de los clichés que solemos presenciar en este tipo de videojuegos. Es una verdadera lástima, pero lo innegable es que Sniper: Ghost Warrior 3 realmente satisfará a todo aquel que quiera aventurarse en un festival de disparos en las tierras Georgianas, o infiltrándose a corta distancia a través de las líneas enemigas.

6.5

Lo mejor

Escenarios visualmente bonitos

La kinestética de disparo es bastante satisfactoria

Cierta variedad a la hora de tomar decisiones frente a objetivos

Lo peor

Trama principal con algunas incongruencias

Algunos bugs del mapa y durante combates cuerpo a cuerpo bastante molestos

Estructura de misiones muy monótona

A veces, ciertas zonas del mapa se sienten muy artificiales

¿Cómo analizamos?
0 comentarios
¿Quieres ver toda la actividad de la comunidad?Visita nuestra Red Social
Mensajes recientes

No hay ningún comentario en este muro social

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.