Estás en: JuegosAdn > Noticias > ¿Sabías que para jugar a Tetris 64 tenías que colocar una pinza en la oreja?

¿Sabías que para jugar a Tetris 64 tenías que colocar una pinza en la oreja?

A pesar de los años que han pasado, Tetris se sigue reinventando, pero años atrás quiso ofrecer una experiencia mucho más viva

Alma López
23/05/2021 18:00
Artículos

Tetris

Los videojuegos siempre son una buena forma de ponernos a prueba, de no solo tratar de mostrar nuestra habilidad, sino incluso de conocer nuestros propios límites. Ya sea dejándonos llevar por la acción como tratando de probar suerte con los juegos mentales, siempre tenemos un amplio abanico de opciones. Pero quizás uno de los clásicos que más supo mostrarnos dónde se encuentran realmente nuestro límites sea el Tetris.

Antiguo y con todo tipo de versiones, el Tetris ha sabido reinventarse y ofrecer a los jugadores siempre opciones nuevas. De hecho, ha sabido lucirse en todo tipo de plataformas, incluyendo una versión battle royale que luce tan bien en Nintendo Switch. Pero estas novedades no se limitan únicamente a la actualidad, sino que en la curiosidad que vamos a contaros tenemos que echar la vista unos años atrás.

Su intención era calibrar la dificultad para el jugador

Esta vez nos vamos al año 1998, momento en el que Tetris 64 se estrenaba en Nintendo 64, la espectacular consola de esa compañía que bien le da nombre. Eso sí, no se trataba de un juego al que todos pudiesen acceder, sino que se trató de un título al que únicamente el público japonés tuvo acceso y que contaba con un curioso sistema para dar vida al juego.

Un periférico que se enganchaba a la oreja y daba vida a la experiencia

Este juego incluía un curioso periférico llamado sensor biológico. De hecho, fue el único juego que llegó a sacar provecho a este. ¿El motivo de ello? Se trataba de un sistema de control del que tiene un clip en el extremo y que debía ser enganchado en el lóbulo de la oreja. Si bien podía no ser muy cómodo para algunos jugadores, esto es lo que realmente daba ese toque único a la propuesta.

Imagen asociada al video 42008

Este sensor en la oreja era capaz de captar la frecuencia cardíaca del jugador. De este modo, ajustaba el ritmo de la caída de las piezas al ritmo de las pulsaciones del jugador. Esto, como bien puedes suponer, podía añadir un punto más de dificultad a la obra puesto que, ¿quién no ha notado su corazón a punto de salir del pecho a medida que la dificultad del juego aumenta?

Lamentablemente, esta propuesta no llegó a continuar, sino que fue uno de tantos inventos que, pese a lo prometedores que pueden parecer, se quedaron en un intento. Quizás, de haber salido más allá de Japón, se hubiese convertido en un gran éxito. Lo que está claro es que la innovación siempre ha ido de la mano de Nintendo, compañía que también en su día buscaba tender una mano amiga a los streamers, incluso antes de que YouTube estuviese presente.

Noticias populares
Noticias relacionadas
0 comentarios
Mensajes recientes

No hay ningún comentario en este muro social

Utilizamos cookies para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede obtener más información pulsando 'aquí'.