Análisis Immortals: Fenyx Rising - Dioses Perdidos

Reportaje

Immortals recibe su tercer y último DLC, Dioses Perdidos, contenido que aquí analizamos

Adrián Míguez
28/04/2021 10:47
Los dioses vuelven a estar inmersos en riñas y disputas mientras que el mundo vuelve a verse en peligro. Para hacer frente a este nuevo peligro, Fenyx y Atenea recurren a una nueva adalid: nace la historia de Ash.

Immortals: Fenyx Rising - Dioses Perdidos: Ash al rescate

Ubisoft acaba de publicar el tercer y último DLC de 'Immortals: Fenyx Rising', el cual recibe el título de 'Dioses Perdidos'. En esta ocasión, la compañía francesa ha optado por continuar la historia narrada en el juego principal y en su primer DLC, desmarcándose del marco narrativo de corte oriental creado por su sucursal china. De nuevo la subsidiaria canadiense Ubisoft Quebec vuelve a tomar el mando.

La historia de 'Immortals: Fenyx Rising - Dioses Perdidos' comienza donde terminó 'Un Nuevo Dios', el cual a su vez, empieza en donde termina el juego principal. Ahora los dioses se recriminan no haberse hecho caso en su día, cuando Tifón estuvo a punto de terminar con todo lo que habían creado. Estas disputas hacen que Zeus despoje al resto de dioses del Panteón, con el objetivo de que creen su propio reino. Poseidón hace emerger un archipiélago, prototipo de Dédalo, y el resto de dioses le acompañan a este nuevo lugar.

Sin embargo, el resto del mundo está sufriendo catástrofes naturales que amenazan con destruirlo todo a su paso. La única forma de evitar lo peor es haciendo que los dioses vuelvan a estar unidos, pero ya de nada serviría la ayuda de Fenyx. Debido a ello, el protagonista de 'Immortals Fenyx Rising' junto a Atenea se les ocurre una idea: confiar su suerte a un nuevo adalid. Así nace la leyenda de Ash.

Immortals: Fenyx Rising

Un DLC mucho más difícil

Una vez empezamos a jugar, notamos varios cambios en la jugabilidad de 'Immortals: Fenyx Rising: Dioses Perdidos' con respeto al juego original y sus distintos DLC's. En esta ocasión la cámara se coloca encima del jugador produciendo una vista casi cenital (si fuese 100% cenital no la podríamos girar). Esto nos hará difícil divisar los enemigos que tenemos a distancia, así como saber tomar el mejor camino para dirigirnos hacia los diferentes lugares.

El cambio de vista probablemente se haya realizado para darle un toque más estratégico al juego: ahora es más importante que nunca conocer cuantos enemigos tenemos a nuestro alrededor, qué ataques están a punto de realizar y a cuál de dichos enemigos nos conviene atacar en cada momento.

En general, el resto de cambios producidos también giran en torno a un concepto de juego más estratégico; 'Dioses Perdidos' cuenta con múltiples elementos de rol y una dificultad notablemente incrementada. En este DLC ya no nos es posible recuperarnos la vida cuando queramos; sólo podemos hacerlo eliminando enemigos y en altares. Precisamente dichos altares son los únicos puntos de guardado que tenemos; y además para poder guardar debemos gastar higos, los cuales podemos encontrar en múltiples puntos del mapa. Gracias a los altares también podemos recuperanos, viajar, aplicar potenciadores de vida o resistencia... gastando más y más objetos, por lo que debemos recolectar muchos utensilios en nuestro viaje.

Immortals: Fenyx Rising

Los enemigos son prácticamente los mismos que ya habíamos visto en el juego principal, pero en este DLC vendrán en hordas e incluso tras eliminar a un gran número de ellos, reaparecerán otros tantos, por lo que es más importante que nunca combatir bien, esquivar y golpear cuando no hay peligro. Si perdemos toda la vida, reempezamos desde el último punto de guardado... o sea, perderemos progreso.

El cambio de vista hace más necesario el uso del mapa para marcar puntos y ver a donde nos debemos dirigir. Adicionalmente contamos con una especie de rádar, el cual nos marca los distintos objetos que se encuentran cerca nuestra. Esta es quizás la única facilidad que nos dan y es que ya no nos será necesario explorar cada centímetro del mapa en busca de cofres y otros objetos, con sólo pasar en las cercanías de cada lugar, en el mapa ya se registrará automáticamente todo lo que hay.

En 'Immortals: Fenyx Rising - Dioses Perdidos' tenemos que ir superando las misiones que nos encomendan los distintos dioses y esto nos lleva a encontrarnos de nuevo con múltiples puzzles en forma de Desafíos Míticos y Cámaras del Tártaro.

Immortals: Fenyx Rising

Un cambio de rol a rol

De entre todas las novedades introducidas en 'Dioses Perdidos' la que más destaca es el árbol de habilidades y poderes divinos. Ahora cada habilidad y poder pueden ser mejorados un gran número de veces. Tras ello, debemos asignarles esencias, las cuales tanto pueden mejorar dicho poder o habilidad, como bien pueden mejorar en términos generales a nuestro personaje.

Poniendo ejemplos más específicos: Si colocamos una esencia de fuego (roja) en un determinado hueco de nuestra habilidad como arquera, tendremos una cierta probabilidad de aturdir a nuestro enemigo al atacar con este arma. Sin embargo, en otro hueco de la misma habilidad, la esencia de fuego nos dará una barra de vida adicional para Ash. Lo mismo ocurre con la esencia de hielo (azul), que tanto sirve para congelar como para aumentar la resistencia de nuestro personaje. Y a esto hay que sumarle que cada habilidad y poder divino pueden contar con habilidades propias que se activan dependiendo del arma, objeto o complemento que llevemos equipado.

Immortals: Fenyx Rising

Efectivamente, el nuevo árbol de habilidades es muy complejo llegando a hacerse un tanto confuso y pesado, pero es necesario aprenderlo a usarlo bien para sacarle el máximo partido al juego. La única ayuda que tendremos es que al haber jugado ya al juego principal, conocemos casi todas las habilidades y poderes divinos; los cuales la mayoría son repetidos y apenas se producen algunos cambios.

Por otra parte, volvemos a tenemos la Fragua de Hefesto, en donde podemos ir mejorando la fortaleza de nuestras armas y armaduras de la misma forma que lo hacíamos en 'Immortals Fenyx Rising'.

Immortals: Fenyx Rising

Un tercer gran DLC

La tercera expansión de 'Immortals Fenyx Rising' cumple de nuevo sobradamente con la cantidad de trabajo que uno pueda esperar de un contenido adicional de pago. Para terminar 'Dioses Perdidos' nos harán falta al menos unas 10-15 horas de juego, pero si nuestro objetivo es el de superar todos los desafíos míticos y encontrar todos los altares, esta duración se puede prolongar hasta las 20, aunque incluso pueden ser más si en varias ocasiones perdemos toda la vida o elegimos un modo de dificultad elevado (incluso el modo normal ya es bastante difícil).

La suma de horas de los tres DLC es incluso superior a la duración de la historia principal. El videojuego completo (Immortals + DLCs) supera holgadamente las 100 horas si nos queremos hacer con todos los cofres, objetos, enemigos legendarios...

Immortals: Fenyx Rising

'Dioses Perdidos' es además el DLC más diferente y más complejo de entre los tres publicados. Pequeños bugs y glitches aparte (los cuales se pueden evitar si actualizamos y jugamos pasadas unas semanas del lanzamiento), el trabajo de Ubisoft es encomiable. No todas las nuevas franquicias llegan con tan altos valores de producción. Sin duda, 'Immortals: Fenyx Rising' nos ha hecho disfrutar de lo lindo tanto en su aventura principal como en las de las expansiones.

Aventura, puzzles, batallas, rol, humor, mitología... son algunas de las claves que han hecho destacarse a este nuevo videojuego y que por lo general reciben la aprobación tanto de prensa como de los jugadores. ¿Habrá nuevas entregas en el futuro? El tiempo dictaminará, pero si en estas decisiones sólo influyese el factor calidad, 'Immortals' desde luego es merecedor de más entregas.

0 comentarios
Mensajes recientes

No hay ningún comentario en este muro social

Utilizamos cookies para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede obtener más información pulsando 'aquí'.