El último juego como director que Shigeru Miyamoto nunca pudo terminar

Reportaje

El veterano creativo y padre de The Legend of Zelda y Super Mario no pudo ver terminado uno de sus proyectos más ambiciosos en Nintendo

Fran Pineda
13/02/2021 12:00
Shigeru Miyamoto es una de las mentes creativas más importantes de la industria. Hablamos del autor de nada más y nada menos que The Legend of Zelda o Super Mario, franquicias que se han convertido en referente en sus respectivos géneros. El japonés tuvo algún que otro proyecto fallido, uno de los más interesantes y ambiciosos relacionados directamente con el fontanero.
Imagen asociada al video 41803

El éxito de Super Mario 64 y los planes de futuro para la marca

1996 fue un año clave para Nintendo. Tras el rotundo éxito de Super Nintendo como consola, así como la ingente cantidad de obras maestras que recibió la plataforma que la alzaron a tener varios de los mejores juegos de la historia, la GranN tenía que demostrar que podía repetir la proeza. Nintendo 64 era su gran apuesta, una consola que mantenía el formato de los cartuchos pero apostaba por un apartado técnico que exprimía el 3D como nunca antes.

Como gran baza en la primera hornada de videojuegos estaba nada más y nada menos que Super Mario 64. El juego rompió moldes en el género. Un éxito arrollador en todo el mundo gracias no sólo a su imponente apartado visual para la época en el género de las platafornas, sino un diseño de niveles tan logrado que, para muchos, aún sigue siendo insuperable.

La fama de Super Mario 64 fue tal que pilló a Nintendo poco más que desprevenida. La nueva aventura del fontanero se convertía en una excusa perfecta para adquirir la consola, y conscientes de ello, la compañía japonesa quería llevar un paso más allá la franquicia con un juego aún más ambicioso. Shigeru Miyamoto se pondría a los mandos de la dirección, aunque por última vez en su carrera.

Super Mario 64 2 y un fracaso ya anunciado

Shigeru Miyamoto es una de las personalidades más importantes que existen en la industria. A él le demos sagas icónicas como The Legend of Zelda o la misma Super Mario. El videojuego del fontanero en Nintendo 64 encumbró aún más a la figura del japonés, hito que quería repetir con la secuela directa. Un proyecto que, a priori, se llamaría Super Mario 64 2.

Super Mario 3D All-Stars

Super Mario Galaxy


Sobre el papel el videojuego seguiría la línea de cualquier otra secuela: más y mejor. Eso sí, en Nintendo eran conscientes que para alcanzar el nivel de exigencia que Miyamoto suele imponer a sus desarrollos necesitarían un extra más en la consola, más potencia. Es aquí cuando entra en acción 64DD, el curioso añadido para Nintendo 64 que entre otras funcionalidades permitía ampliar la memoria de la consola.

64DD fue, sin lugar a dudas, uno de los proyectos fallidos de Nintendo que no terminó de despuntar. Considerado a día de hoy una de las rarezas que pueden llegar a costar un buen puñado de euros debido precisamente a que hablamos de una 'hardware de culto', el dispositivo sólo estuvo disponible en Sudamérica y Japón. El resto de continentes se quedarían, por ende, sin recibirlo.

Sabiendo que Super Mario 64 2 sólo era viable con 64DD de la mano debido precisamente a ese extra de potencia que ofrecía a la consola, la secuela del videojuego quedaría finalmente cancelada. Eso sí, por el camino pudimos conocer algunos detalles más que interesantes referentes a los añadidos que encontraríamos en la aventura.

Lo que pudo ser Super Mario 64 2

Puede que Super Mario 64 2 fuera uno de esos  proyectos que nunca veríamos. El último intento de Miyamoto como director posiblemente pesara sobre el creativo japonés. Pero, ¿prometía realmente el desarrollo de esta secuela que estuvo cerca de alcanzar los 10 años de 'cocción'?

Super Mario 3D All-Stars

Super Mario Sunshine

Con la premisa de 'más y mejor', Super Mario 64 2 tenía como base sentirse como el título original pero ofreciendo aún más posibilidades jugables al jugador. Una de ellas y como principal novedad era la inclusión de Luigi como personaje, sin duda uno de los grandes ausentes en Super Mario 64. Las declaraciones del propio Miyamoto en el Space World de 1997 hacían soñar con inclusive el añadido de un modo para dos jugadores.

'Luigi también es una parte completa del juego, pero aún no hemos empezado a pensar en una jugabilidad de 2 jugadores con Mario y Luigi. Abordaremos eso una vez que hayamos comprendido cómo funciona el sistema, hemos descubierto problemas de potencia de procesamiento, por lo que podríamos si lo intentáramos', explicaba Shigeru durante la feria japonesa.

Dos años después, ya en 1999, el proyecto parecía seguir adelante. Miyamoto en una entrevista para Nintendo Power reconoció que la secuela continuaba su desarrollo, aunque puede que esta vez en otra plataforma completamente nueva. Una decisión que, precisamente, estaría ligada a los problemas que experimentó el creativo con 64DD y Nintendo 64 para adaptar Super Mario 64 2.

Una secuela que terminaría como demo técnica de GameCube

Super Mario 64 2 se convirtió durante los años posteriores en un completo misterio. Nintendo utilizó el proyecto, ahora bautizado como Super Mario 128, en una demo que dejaría asombrado al mundo mostrando las capacidades de su nueva consola, GameCube. El primer ejemplo lo tuvimos hace la friolera de 21 años, durante el Space World del año 2000. En dicho vídeo podíamos ver las espectaculares físicas, la cantidad de personajes detallados que era capaz de poner la máquina en pantalla entre otros elementos.

Imagen asociada al video 41479

No pocos medios catalogaron a Super Mario 128 como uno de los juegos más esperados de 2001, a pesar de que Super Mario Sunshine llegara entre tanto al año siguiente. El proyecto y ambición con Super Mario 128 era tal que Miyamoto, así como uno de los representantes de Nintendo, llegó a asegurar que seguramente el videojuego nunca llegara a ver la luz en GameCube.

Entre el secretismo de la propia compañía y el pasar de los años, muchos dudaron de que finalmente Super Mario 128 llegara a convertirse en un sueño hecho realidad. Durante el E3 2004, la revista GameSpy preguntó abiertamente a Miyamoto sobre el desarrollo, su estado y las posibilidades de verlo cumplido. La respuesta del creativo fue tajante: 'Soy el único director en este momento. Tengo a los programadores haciendo diferentes experimentos, y cuando vea los resultados, tomaremos la decisión final'. El misterio continuaba.

Super Mario 128 se transformaría en parte en lo que conocemos como Super Mario Galaxy

Reggie Fils-Aimé, director de Nintendo of America durante comienzos de la década del 2000, daba un rayo de esperanza a los fans de la franquicia al asegurar que Super Mario 128 estaría presente en el E3 2005. Eso sí, no lo haría en forma jugable, y como ya adelantaran algunos en la GranN, no llegaría a ver la luz en GameCube. El proyecto se trasladaba a Wii, su nueva consola. 

Al año siguiente, 2006, Miyamoto habló esta vez con claridad: Super Mario 128 había pasado a convertirse en otros proyectos. Tanto parte de las ideas de la demo técnica, así como el desarrollo del videojuego se habían transformado en proyectos que veríamos a posteriori como el sobresaliente Super Mario Galaxy. El utilizar escenarios esféricos era una de las secciones que se reutilizaron como ya estaréis imaginando en Galaxy. Además, y durante la GDC 2007, el propio japonés confirmó que los conceptos del prototipo de Super Mario 128 también se habían empleado en otros títulos como Pikmin.

0 comentarios
Mensajes recientes

No hay ningún comentario en este muro social

Utilizamos cookies para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede obtener más información pulsando 'aquí'.