Análisis Ectoplasmic Wars

(360)

Página 2

Plataforma analizada: Xbox 360
Miguel Alcántara
21/01/2010 22:55

Tiene elementos reconocibles aunque básicamente siempre tienen una estructura general, cambiando colores y dichos elementos. Algunos están mejor diseñados, como el paraje nevado, aunque otros no tienen esa fortuna. De todos modos las misiones se repiten en esos escenarios, con lo que este pasará a un segundo plano y la escasez de detalles pasará desapercibida ante nuestros ojos.

También podremos gozar con algunos efectos dinámicos bastante interesantes. Por ejemplo, los rayos de nuestra arma y las explosiones se han resuelto con decencia, sin desentonar con el conjunto y ofreciendo un apartado visual que entrará por los ojos pero no calará en la retina. El entorno y los personajes tienen un buen diseño que parte del propósito de crear una atmósfera simpática pero sin un detalle técnico espectacular.

Ectoplasmic Wars

Tapa sus carencias (más por falta de medios que por ideas) con un envoltorio de vivacidad que dota al título de personalidad y salva el obstáculo gráfico. Quizás uno de sus aspectos menos cuidados sea la estructura de los niveles, siempre muy simple, relegándose a meros "rings" de combate  con diferente decoración donde librar nuestras batallas contra los ectoplásmidos. Podemos observar que el apartado gráfico no es muy puntero, pero que se ha logrado disimular con un diseño gracioso que le dará ese toque de color necesario para este título.

Jugabilidad

Quizás el apartado más flojo, que aunque no es horrible si que rompe un poco con todo lo que hasta ahora se había construido con buen hacer. La jugabilidad es variada, obligándonos a ejecutar diversas mecánicas con rapidez para poder avanzar en el título. Los controles básicos no pasan de mover al personaje, golpear y disparar nuestra arma. Pero será justo esta arma la que ofrecerá la variedad a la jugabilidad. Tendremos tres tipos de rayo distinto para tres variedades de ectoplásmidos.

El rayo rojo capturará al ectoplásmido rojo para poderlo llevar a una máquina . El verde disminuirá de tamaño hasta que lo podamos pisar. Y el azul, que se utilizará obviamente para el fantasma azul, lo hará crecer hasta estallar. Pero no solo serán estos tres los enemigos a batir: los fantasmas tóxicos y los "apestosos" morirán a porrazos y los kamikazes irán hacia ti para explotar y quitarte vida. Por último, tendremos jefes finales que constarán en un ectoplásmido montado en un platillo volante, y al que tendremos que explotarle otros fantasmas debajo para acabar con él e intentar que no nos aplaste.

Ectoplasmic Wars

Como vemos hay mucha variedad tanto de enemigos como de mecánicas de juego. De hecho, nos podemos encontrar hasta cuatro tipos distintos de misiones. En la primera hemos de acabar con todos los fantasmas del recinto. En otras ocasiones tendremos que sobrevivir a una lluvia de meteoritos, mientras que en otras aguantaremos el máximo de tiempo posible el ataque de los kamikazes.

Como cabía esperar, el momento de clímax llega con los enfrentamientos contra jefes finales. Dentro de un planteamiento que no pasa de simple, el equipo desarrollador ha tenido en cuenta que los jugadores necesitarían más opciones, y por ello han introducido todos estos elementos dispares. Muy astuto, pero no del todo suficiente. El juego acaba siendo repetitivo y se basa en completar objetivos sin ton ni son, con lo que no llega a estimular al jugador aunque si que supone un reto.

El reto lo pone la alta dificultad, lo que lo convierte no en un juego imposible pero si en un juego para habilidosos, al menos para terminarlo. Pero fuera de eso, los cuatro desafíos se suceden en distintas localizaciones pero en ningún momento nos motiva para jugar sin parar. Si que es cierto que al ser misiones cortas nos puede enganchar en un principio, pero si caemos y tenemos que volver a empezar difícilmente nos pondremos a ello. Ofrece variedad de contenidos, pero no de opciones, y la jugabilidad se resiente de ello.

Además, el título contiene otro handicap para el jugador: tiene bastantes bugs. Más que bugs, que también, son fallos en el control. Como errores propiamente del juego encontramos que, tras caer en game over, la pantalla se tape por dicho cartel y no nos deje jugar. Y como jugabilidad, muy de vez en cuando el juego no reconocerá el botón que pulsemos y eso, en un título que se vuelve cada vez más preciso, es un problema que pasa factura.

Ectoplasmic Wars

El control no es correcto y eso, como ya sabemos, es la base fundamental de cualquier proyecto videojueguil. Siendo francos, la jugabilidad no es buena, y eso baja enteros en el resultado final del título. Parte de una buena idea, muy adictiva, pero no se ha ejecutado como se debía y finalmente Ectoplasmic Wars muestra maneras pero una tiene la sensación de que podría haber logrado mucho más con tiempo y, sobretodo, con presupuesto.

Anterior
12 3
Siguiente2 de 3 páginas
6

Lo mejor

Tiene una base divertida para un rato.

El diseño es gracioso, simpático.

Tiene variedad de enemigos.

Es simple y directo.

Su precio es más que asequible.

Lo peor

Se hace repetitivo a la larga.

Tiene algunos bugs.

Puede desesperar si no le dedicas tiempo.

El apartado sonoro es flojísimo.

El control falla de vez en cuando.

¿Cómo analizamos?
0 comentarios
¿Quieres ver toda la actividad de la comunidad?Visita nuestra Red Social
Mensajes recientes

No hay ningún comentario en este muro social

Utilizamos cookies para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede obtener más información pulsando 'aquí'.