Dark Souls III

Impresiones

Estás en: JuegosAdn > Clic > PC > Artículos > Impresiones - Dark Souls III

Dark Souls cierra trilogía

La Gamescom 2015 nos ha permitido ponernos a los mandos de la última demostración de 'Dark Souls III', lo nuevo de From Software y Bandai Namco

Fran Pineda
07/08/2015 17:11
'Dark Souls III' se ha convertido por méritos propios en uno de los juegos más buscados en la Gamescom 2015. Además del bagaje dejado por las anteriores entregas, y por supuesto la obra más reciente de From Software – 'Bloodborne' - , la tercera y última parte de la trilogía llega a la feria alemana con el propósito de sorprender al usuario con el capítulo más oscuro, y que además de conservar ciertos aspectos de la saga, evoluciona y lleva a un nuevo nivel determinadas características que impedían que nos encontráramos antes uno de los RPG de acción más completos, o al menos alejado de mecánicas que pudieran parecer algo arcaicas.

Podríamos estar páginas y páginas hablando sobre lo que nos ha parecido 'Dark Souls III' durante los casi 60 minutos a los que hemos tenido acceso, sumando también la correspondiente presentación del título por parte de algunos de los creativos responsables del estudio nipón. From Software ha focalizado este tercer juego de la marca en dos puntos clave, el jugable y el técnico, éste último también incluyendo ciertos matices artísticos.

Notamos una agilidad mucho mayor en el personaje con respecto a lo visto con anterioridad

En el primero de ellos, el jugable, es tal vez donde más cambios se aprecien. Desde el primer minuto con el mando notamos una agilidad mucho mayor en el personaje con respecto a lo visto con anterioridad. 'Dark Souls 2' ya supuso una mejora en este aspecto, pero que en la tercera entrega se acrecienta. El caballero, clase seleccionada para la ocasión, es capaz de realizar "dash" o esquivas mucho más rápidas, además de ataques que rápidamente – y somos hábiles con el pad – nos colocarán en la espalda del rival para realizar el golpe crítico de turno. La influencia de 'Bloodborne' es aquí precisamente muy palpable. Los enfrentamientos continúan siendo un auténtico reto, eso es innegable, pero sí es cierto que por primera vez en la marca nos encontramos ante un juego que "aprieta, pero no ahoga".

Dark Souls III

No hay que entender por ello que se ha facilitado todo demasiado, en absoluto, sino que las animaciones, el control y respuesta del mando van cogidos de la mano. Al igual que en 'Bloodborne', y al contrario que en la primera entrega de la saga, personaje y pad se funden en uno para meternos de lleno en combates que supondrán un auténtico reto pero en los que, previo conocimiento de la fórmula implantada por From Software, serán los más satisfactorios hasta la fecha. También hay que añadir otros elementos que nos parecen igual de importantes para aportar la correspondiente diversión "masoquista" a la obra, como un juego menos tramposo en lo que a enemigos apostados detrás de la esquina se refiere o un sistema de combate que, además de ágil, viene cargado de novedades en lo que al uso de armas se refiere.

Las espadas tendrán una vez más un papel crucial

El arco por ejemplo nos ofrecerá la posibilidad de disparar a distancias medias, pudiendo así mantener a raya al enemigo durante unos metros, pero también jugar un papel estratégico en el combate de forma que con una rápida esquiva tensemos el arco , disparemos y posteriormente asestemos un golpe de espada con la mano derecha. Las espadas tendrán una vez más un papel crucial, con ellas se han incluido una especie de golpe cargado que será capaz de levantar al enemigo por los aires para, una vez en suelo, rematarlo. Una habilidad útil, pero que como ya os podréis imaginar deberemos saber cuándo emplear debido al consumo de estamina que supone.

Dark Souls III

Los jefes finales, punto de encuentro crucial en el que ahora sí poner a prueba nuestras dotes para el combate, también han sufrido varios cambios. Una vez más la sombra de 'Bloodborne' vuelve a hacer acto de presencia, además de recoger por supuesto factores de anteriores entregas. Los llamados "bosses" serán capaces de transformarse o evolucionar en pleno enfrentamiento tras la pérdida correspondiente de salud, acrecentando por ende su dificultad y capacidad de daño hacia nosotros. Conocer los patrones de ataque y en especial tener paciencia, serán cruciales para sobrevivir a tan brutales y épicos encuentros.

Es imposible no reconocer cierta influencia de 'Bloodborne'

Pasando al siguiente factor en el que From Software hizo especial hincapié, el apartado técnico y artístico, es imposible no reconocer, una vez más, la cierta influencia de 'Bloodborne'. Los jefes de final de fase son un claro ejemplo de ello, mucho más grandes y espectaculares, asemejándose a lo que podemos encontrar durante los primeros compases de lo último del estudio nipón. La iluminación jugará también un papel crucial durante la aventura, siendo casi capital tener que desplazarnos por mazmorras o interiores con la antorcha si queremos evitar alguna que otra desagradable sorpresa.

Dark Souls III

Aunque gráficamente no sorprende, se nota la mejoría en términos de texturas, la mencionada iluminación o las animaciones, éstas mucho menos robóticas. Las bondades del engine han permitido también a From Software poder abordar un mundo mucho más grande, en concreto el más amplio hasta el día de hoy en la franquicia, dándonos esa sensación de niveles conectados entre sí, divididos en diferentes alturas y que incrementan la inmersión de la aventura.

'Dark Souls III' llegará a principios de 2016 a Xbox One, PlayStation 4 y PC.  

1 comentarios
¿Quieres ver toda la actividad de la comunidad?Visita nuestra Red Social
Mensajes recientes
Sin avatar
Devildante 12/09/15 19:27:33
00
Las ganas que tengo de jugar y morir en este DS por dios!
0 0
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.