Análisis Code Vein

(Pc, PS4, One)

Estás en: JuegosAdn > PC > Análisis > Code Vein (PC, PS4, Xbox One)

Análisis Code Vein: Exprimiendo hasta la última gota de los Soulsborne

Con Code Vein Bandai se atreve con su propio Souls, una nueva IP que llega con un relato potente y un diseño artístico magnífico pero que se diluye con una narrativa irregular y un gameplay demasiado conservador.

Plataforma analizada: PS4
Daniel Funes
26/09/2019 16:10
Se ha hecho de rogar, pero por fin ha llegado Code Vein a nuestras manos. Con tantos retrasos uno podría pensar que el desarrollo no estaba yendo demasiado bien, afortunadamente desde Bandai han sabido encauzar la situación y nos han traído un juego interesante, desafiante y que puede, por encima de todo, mirar de tú a tú a un gigante como Dark Souls.
Imagen asociada al video 38114

Análisis Code Vein: El fin de la humanidad

El Gran Colapso, una anomalía geológica nunca antes vista, asoló el mundo tal y como lo conocemos. Del suelo brotaron las espinas del juicio, unas gigantescas columnas que destruyeron por completo cualquier atisbo de humanidad. Muchos perecieron dicho día, pero lo peor de todo no fue eso, sino que debido a un misterioso virus conocido como BOR (siglas de Regeneración de Órganos Biológicos) todos esos muertos volvieron a la vida… pero no como antes del colapso. 

Dichos resucitados se conocen como apariciones, entes que han regresado de entre los muertos y que necesitan alimentarse de sangre para evitar perder el juicio y convertirse en “perdidos”, una versión monstruosa y enloquecida de los renacidos. Tras la catástrofe el gobierno empezó a estudiar y manipular el virus BOR en su favor, usándolo para crear soldados inmortales. Bueno, a decir verdad soldados que morían y luego volvían a renacer. Esta versión mejorada del virus se aplica a los llamados renacidos, seres que conservan su humanidad pero que han perdido la memoria, y que se sirven de máscaras de gas para evitar ser contaminados por la miasma.

La miasma es un gas que emana de los pilares del gran colapso y que causa una gran sed de sangre en todos los renacidos, por lo que o cazan humanos para alimentarse de su sangre o caen presa de la locura y se convierten en perdidos. A todo esto la fundación Silva, una poderosa megacorporación, hacinó a todos los humanos supervivientes en un lugar seguro y fortificado, dejando a perdidos y resucitados desamparados y matándose para conseguir las últimas gotas de sangre.

Code vein analisis 3

El elenco principal mola demasiado

Y enmedio de todo este caos aparece nuestro personaje, un resucitado que ha perdido completamente la memoria y que pronto se encontrará con unos compañeros de viaje que le enseñarán a combatir a los perdidos y le ayudarán a descubrir quién es realmente. Huelga decir que todos los resucitados cuentan con poderes sobrenaturales, conocidos como códigos de sangre, dichos poderes son exclusivos y únicos en cada uno de los renacidos… excepto en el caso de nuestro protagonista. El código de sangre de nuestro personaje es excepcional y posee la habilidad de aprender y heredar los códigos de sangre y los dones de otros resucitados, convirtiéndose en el luchador definitivo.

Personalizando a nuestro héroe

Tras situar el contexto de la obra y entender el universo de Code Vein, es momento de crear a nuestro personaje y explotar al máximo el potentísimo editor de personajes del que hace gala el título. Nos ha sorprendido enormemente la infinidad de posibilidades en la creación de nuestro héroe -o heroína-, dando lugar a millones de posibilidades totalmente distintas. No exageramos, un servidor se tiró más de media hora para personalizar a su personaje. Y no sólo dedicaremos más tiempo del que nos gustaría reconocer en hacer un personaje molón, sino que tendremos que pasar decenas de horas -sí sí, horas- preparando las distintas builds de nuestro personaje. Porque si en Dark Souls teníamos una de inicio y tirábamos con la misma toda la aventura, aquí podemos cambiarla en cualquier momento. Luchador especializado en el cuerpo a cuerpo, montaraz centrado en los ataques a distancia, conjurador para atacar con magias… Casi dos decenas de códigos de sangre, es decir, de estilos de combate totalmente distintos, sirviéndose además de armas y “dones” distintos. 

Code vein analisis 1

Miradas que hielan la sangre... O la drenan

Los dones son lo que tradicionalmente conocemos como habilidades: aumentar el ataque de las espadas, ejecutar un poderoso combo, imbuir fuego a nuestra alabarda, lanzar un rayo helado a nuestro rival, crear una barrera de sangre que nos proteja… Hay más de 150 dones disponibles diseminados entre todos los códigos de sangre que podemos encontrar. Además, la mayoría de estos dones pueden aprenderse una vez los hayamos dominado, por lo que cuando estemos más avanzados en el juego podremos ser un luchador capaz de ejecutar poderosos hechizos de fuego. Podemos llevar hasta 8 dones activos a la vez, y cada vez que los usemos consumiremos Icor, una suerte de puntos de magia que recuperaremos eliminando a nuestros enemigos, pudiendo obtener aún más si los ejecutamos con una técnica especial de nuestro Velo de Sangre.

Chupándole la sangre a los Soulsborne

Las mecánicas del gameplay de Code Vein serán de sobras conocidas para todos aquellos que alguna vez hayáis jugado a un Dark Souls o en especial Bloodborne, título del que Code Vein saca mucho más que una inspiración, llegando a copiar mucho del mismo. Podemos llevar hasta dos armas distintas y un Velo de Sangre. Este último actúa a modo de arma especial y nos permite realizar ejecuciones de nuestros enemigos, ya sea mediante un ataque por la espalda, un ataque cargado o un parry. Sí, tras el éxito de Sekiro: Shadows Die Twice los desarrolladores han incluido la mecánica del parry al juego. Lamentablemente no funciona con la misma precisión milimétrica que en la aventura del shinobi, ya que tiene cierto retraso y resulta tremendamente complicado calcular los hitboxes para poder devolver los golpes.

A la hora de equipar las armas deberemos vigilar no pasarnos del peso que nuestro nivel y nuestro código de sangre nos permitan llevar, de lo contrario nos ralentizarán en exceso y nos penalizará en combate. La clase y el peso también determinarán el desgaste de nuestra barra de energía; gastaremos energía atacando, esquivando, defendiendo (también perderemos salud) y recibiendo ataques contundentes. Debemos vigilar muy bien dicha barra si no queremos quedarnos vendidos ante nuestros rivales. Si somos capaces de ejecutar esquives perfectos y parrys llenaremos una segunda barra, la de concentración. Cuando llegue al máximo nuestro personaje llegará a un estado de concentración en el que no consumirá nada de energía durante un breve lapso de tiempo.

Code vein analisis 2

Los combates serán exigentes y requerirán que preparemos diversas builds

Otra característica heredada de los Soulsborne, aparte de su sistema de dificultad, son los mapeados intrincados, con secretos ocultos y enemigos escondidos tras cada esquina. Conforme los derrotemos conseguiremos niebla, la moneda del juego. Con la niebla podemos subir de nivel, mejorar nuestras armas -aunque las mejoras superiores requerirán ciertos materiales- y adquirir dones.

También podremos comprar con ella armas, objetos y velos de sangre. Como os podréis imaginar los únicos puntos de guardado serán las hogueras, aquí muérdagos. Si nos matan por el camino perderemos toda la niebla y solo tendremos una oportunidad de recuperarla yendo al lugar en el que morimos por última vez. Si nos derrotan por el camino la perderemos para siempre. Y perderemos bastante a menudo ya que el juego ha sido diseñado para desquiciarnos; desde decenas de trampas a enemigos ocultos por el escenario que saltaran a degüello cuando menos nos lo esperemos. Lamentablemente el mayor rival que tendremos durante todo el juego es la cámara. No solo no sabe colocarse correctamente en espacios estrechos, sino que si fijamos a los enemigos y el combate es muy movido nos será muy difícil seguir la acción, amén de que un golpe contundente nos hará perder dicho enfoque, quedando la cámara libre sin que lo esperemos y dejándonos a merced de nuestros rivales. Imaginad como afecta en el caso de los combates contra jefes gigantescos o que se mueven a gran velocidad. No es algo que no pueda solucionarse vía parche, pero complica bastante la experiencia inicial.

Llegados a este punto debemos criticar la escasa valentía de Bandai de crear un gameplay propio. Está bien tomar los Soulsborne como inspiración, pero copiar prácticamente su esquema denota una falta de confianza en el título que nos atañe y no podemos evitar pensar que se trata de una oportunidad perdida para crear una IP con entidad propia, una franquicia potente y con futuro que rivalice con la obra que idolatra y no sea simplemente una copia más. Tenían los ingredientes, pero no se atrevieron a soñar.

Code vein analisis 4

Las escenas animadas gozan de un gran nivel

Lo mismo ocurre con la trama del juego. El universo creado tiene un potencial increíble, se nota el esfuerzo del estudio por crear no sólo un juego sino toda una franquicia alrededor del mundo que han inventado. El relato es interesante, y el trasfondo de los personajes está muy por encima de lo que vemos habitualmente en el género, pero desgraciadamente la narrativa no está a la altura. Una gran historia contada de forma un tanto torpe, con giros de guión abruptos y situaciones algo forzadas, empañando la maravillosa base de la que hace gala.

Luces y sombras en lo técnico

Salta a la vista el esmero desempeñado por el equipo para dar identidad a su título, con un diseño artístico memorable al que le sienta de lujo el estilo anime impregnado en el juego. Sin embargo el problema radica en la poca definición de algunas texturas, especialmente sangrantes (chistaco) las de los escenarios. Texturas planas y baja distancia de dibujado, errores de rigging en los personajes y algunas animaciones repetidas hasta la saciedad. Casi podría decirse que Code Vein palidece técnicamente en todo aquello que requiere de más tiempo -y, por tanto, dinero- para poder rivalizar con los triples A que salen al mercado. Lo mismo ocurre con el motor gráfico. Code Vein no es un referente técnico, no le exige a la consola más de lo que ésta puede dar, y sin embargo hemos sufrido tasas de frames bastante inestables, sobretodo en los combates. Huelga decir que este tipo de errores suelen solucionarse con el parche day one, por lo que habrá que estar atentos a las correcciones que hagan desde Bandai. Un sistema de combate tan exigente requiere de una tasa de frames más estable y de una cámara más fiable.

Code vein analisis 5

Los jefes son temibles y recuerdan a los vistos en Devil May Cry

Afortunadamente han sabido sortear las limitaciones técnicas con un diseño artístico de gran nivel, con personajes y enemigos realmente peculiares, aunque estos últimos recuerdan sobremanera a los vistos en los primeros Devil May Cry. Es una lástima que el diseño de escenarios no goce del mismo mimo que sus personajes ya que se nos antojan unos mapas algo desangelados y carentes de vida. Vale que se supone que el mundo ha colapsado y solo hay muerte ahí fuera, pero podrían haberse esforzado algo más en hacernos sentir que nos movemos por un entorno vivo, cambiante, y no solo una sucesión de pasillos laberínticos camuflada con enemigos apostados en sus rincones.
Al brillante diseño artístico debemos sumarle su banda sonora y gran doblaje -en inglés y japonés-, una banda sonora original que por cierto goza de temas creados en exclusiva para el juego y que nos meten de lleno en la acción de sus combates. Por lo demás, la traducción de los textos al español es como de costumbre de un nivel excelente.

Conclusión

Code Vein es un juego genial, con decenas de muy buenas ideas en él y con una personalidad y un diseño artístico encomiable, de lo mejor que hemos visto en mucho tiempo. Lamentablemente a sus desarrolladores les ha faltado valentía, no se han atrevido a implementar su propia reinterpretación de la fórmula y se han limitado a copiar todo aquello que funcionaba en Dark Souls y Bloodborne y añadirle un par de detalles más para justificar su identidad.

Code Vein

El diseño artístico es brutal

¿Es esto malo? En absoluto, el gameplay es excelente y el sistema de códigos de sangre y dones funciona a la perfección y permite un grado de personalización y looteo nunca visto, pero dadas las grandes ideas que se han vertido en el título es una lástima que no hayan acabado de lanzarse a la piscina con un sistema más personal y único.

Por todo lo demás Code Vein es un juego excelente; un souls más que digno que rivaliza de tú a tú con la franquicia a la que rinde tributo y a la que mejora con un universo tan interesante como desgarrador, con una trama de estilo shõnen directa y efectiva, un diseño artístico excelente y un gameplay de lo más profundo. Puestos a buscarle pegas solo palidece en lo técnico, aunque quizá un parche logre solventarlo. En definitiva, Code Vein no inventa nada nuevo, pero mejora todo lo existente y eso ya es todo un logro.

8

Lo mejor

Sus mecánicas de combate, códigos de sangre y dones aportan muchas opciones de juego

El diseño artístico de los personajes y enemigos es sublime

El universo creado para el juego es rico, oscuro y macabro

La trama y sus personajes son realmente interesantes

Lo peor

El control de la cámara es problemático

Les ha faltado valentía para buscar algo más personal

Técnicamente es irregular, escenarios pobres e inestabilidad de frames

¿Cómo analizamos?
2 comentarios
¿Quieres ver toda la actividad de la comunidad?Visita nuestra Red Social
Mensajes recientes
Godotnix
Godotnix 27/09/19 18:03:44
00
Mucha nota para tanto fallo que he leído, yo probé la demo hace unas semanas y la agradezco, me ahorro 60-70 pavos
0 0
Akainu
Akainu 26/09/19 19:43:45
00
Comenzó fuerte cuando se anunció y con el tiempo fue perdiendo el foco de interés. Lo que leo no me parece mal, estará todavía en mi radar.
0 0
Utilizamos cookies para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede obtener más información pulsando 'aquí'.