Battleborn

Impresiones

Estás en: JuegosAdn > Clic > PC > Artículos > Impresiones - Battleborn

Acción y caos multijugador

Los creadores de Borderlands se adentran en un nuevo proyecto que promete tenernos enganchados a su modo historia y modalidad online, todo ello con un apartado artístico muy atract

Sin avatar
22/06/2015 11:40
Juegos online hay muchos, pero pocos son los que consiguen despuntar y mantenerse en lo más alto durante mucho tiempo. Gearbox, responsables de la aclamada franquicia Borderlands, nos proponen un shooter con estética cartoon pero en el que la acción y la cooperación con nuestro equipo estarán muy presentes. Una fórmula sencilla pero que a priori y por lo que hemos probado parece muy adictiva

Personajes de lo más variopinto

Gearbox demostró con ‘Borderlands’ que son capaces de ofrecer un mundo original, cargado de humor y ante todo mucho, pero que mucho carisma. Esa esencia se traslada también a ‘Battleborn’, pues tanto el diseño de los protagonistas así como sus habilidades nos recordarán a la saga ambientada en Pandora.

‘Battleborn’ cimenta su jugabilidad en dos vertientes, la rama singleplayer o cooperativa y que podremos disfrutar en el modo historia; así como la modalidad multijugador, siendo ésta la gran baza del producto. La demo que tuvimos la ocasión de jugar consistía en el mismo nivel del modo historia y que ya había sido presentada en su versión para Xbox One. En él se daban cita hasta cinco personajes de entre un total de diez a elegir; aunque el estudio nos confirmó que la versión final incluirá 25 protagonistas, cada uno de ellos de lo más variado y único en lo que a habilidades y roles en el campo de batalla se refiere. Éstos irán desde un espadachín futurista cuyos ataques están limitados al corto alcance, hasta un hongo viviente especializado en habilidades curativas. Decidimos jugar la demo con este último con el fin de tener una impresión de cómo encajan las habilidades menos convencionales en el juego.

Battleborn

Como viene siendo habitual en muchos shooters, la demostración a la que jugamos permitía controlar el movimiento del personaje con el personaje con el joystick izquierdo y apuntar con el derecho, mientras que el botón A lo hacía saltar. En cuanto a los ataques y movimientos especiales, cada personaje tiene uno principal (RT) y otro secundario (LT), un ataque cuerpo a cuerpo (X), dos habilidades especiales (LB y RB), una definitiva (Y) y otra pasiva que no necesita de ninguna acción por parte del jugador para ser activada. Por ejemplo, en el caso de Miko pudimos comprobar cómo lanzaba kunais (un tipo de arma japonesa similar a los cuchillos) y curaba a sus aliados con los ataques principal y secundario, izquierdo y apuntar con el derecho, mientras que el botón A lo hacía saltar. Como podéis ver, controles que recuerdan mucho a lo visto en ‘Borderlands’ y que una vez en la práctica funcionan a las mil maravillas; todo es intuitivo y muy ágil.

Combates caóticos, pero con estrategia

¿Pero qué hace único a cada personaje de ‘Battleborn’ más allá de su estética? Obviamente sus habilidades. Continuando con Miko como ejemplo para explicar algunas de las mecánicas que pudimos probar en ‘Battleborn’, la primera habilidad especial consistía en una nube de esporas capaz de causar daño y ralentizar a los enemigos. La segunda, llamada biosíntesis, permitía recuperar energía a la vez que aumentar el poder del rayo curador del personaje. Su habilidad definitiva era lanzar un champiñón capaz de curar a los aliados. Finalmente, la habilidad pasiva envenenaba a los enemigos impactados por los kunais. Este set de habilidades nos sugiere tres ideas: primero, una amplia variedad de movimientos para cada personaje; segundo, un gran margen para diferenciar a unos personajes de otros a través de sus habilidades; y tercero, una intensa orientación hacia la experiencia multijugador cooperativa.

Battleborn
Una mecánica sencilla y el carisma de sus personajes, garantizan que Battleborn nos tendrá atrapados mucho tiempo gracias a su propuesta

Aunque la acción llegue en algunos momentos a ser desenfrenada y ocurran cientos de cosas en pantalla, hay que tener claro que mantener una estrategia para con el personaje seleccionado y saber el uso correcto de las habilidades será vital para el buen devenir de la partida; ni que decir tiene en la modalidad online competitiva del título. El control es rico en opciones y presenta una respuesta ágil. Saber cuándo utilizar cada ataque o habilidad puede requerir tiempo, por lo que los jugadores menos experimentados podrían encontrar el control algo complejo. En cuanto a la cámara, aunque se trate de un juego que usa predominantemente la primera persona, ciertos movimientos la desplazan a una perspectiva en tercera persona con el objetivo de asegurar un mejor control del personaje. En ambos casos resulta tan natural que pronto dejamos de reparar en este detalle.

El juego también ofrece la posibilidad de personalizar las habilidades de nuestro personaje a medida que adquiere experiencia en el transcurso de los combates, algo común también en el género. Dicha experiencia es reiniciada al principio de cada partida, lo cual puede ayudar a aportar equilibrio entre jugadores y evitar que aquellos que llevan jugando más tiempo cuenten con ventaja. Cada vez que alcanza un nivel adicional, el jugador puede pulsar arriba en el joypad y elegir con LB y RB entre dos mejoras. Estas van desde habilidades genéricas, como aumentar la capacidad de movimiento o disminuir el tiempo de recarga, hasta específicas como incrementar efectos concretos de los ataques especiales.

Battleborn

Derroche de estilo artítico

Como decíamos líneas atrás, ‘Battleborn’ es uno de esos juegos en los que el apartado artístico destaca con especial acierto; tanto en sus personajes, así como en lo referente a los escenarios.

El nivel que tuvimos la ocasión de probar era extenso, aunque lineal. Si bien transmitía la sensación de poder movernos libremente por él, la realidad es que la acción sucedía pasados una serie de puntos prefijados o eliminábamos a un grupo concreto de enemigos. El aspecto conservador de la obra en este sentido también se transmite a la interacción con los niveles. Salvo alguna que otra torreta que podíamos activar para disparar a los enemigos, el nivel de interacción con el decorado era bajo; sumando a ello la falta de objetos. Cabe recordar que ‘Battleborn’ basa al 100% su jugabilidad en disparar a todo lo que se mueva, ya sea enemigos controlados por la IA o jugadores, y de forma cuanto más directa mejor.

La demo a la que jugamos presentaba un apartado gráfico vistoso y estable. Si bien la estética cartoon y la diversidad de personajes era algunas de nuestras mayores preocupaciones, pues temíamos que dificultase la recreación de un entorno consistente y una experiencia inmersiva, hemos observado con satisfacción no solo que están perfectamente integrados, sino que además se traducen en animaciones exageradas y acción de velocidad imposible que aportan un carácter singular a este título. Los escenarios, si bien son funcionales, están cuidados y ofrecen una gran profundidad de campo, acentuada con un hábil difuminado de los fondos. El conjunto le da ese toque de película de animación cargada de acción y que también le sienta al empaque final del producto.

Battleborn

Battleborn’ apuesta por una estética desenfadada y un estilo de juego directo. Ofrece una amplia variedad de personajes con notables diferencias entre ellos. Además, sus creadores afirman que estará orientado hacia el multijugador cooperativo en modo historia. Este motivo, junto a la variedad de habilidades que incorporan los personajes, parecen ser los motivos que llevaron a 2K a decantarse por crear una nueva franquicia. Habrá que esperar a ver el guión y el diseño de niveles definitivo para juzgar si está a la altura de las expectativas. De la misma forma, tendremos que comprobar si el multijugador competitivo ofrece las opciones necesarias como para ser otro de sus argumentos o, por el contrario, será algo secundario en este título, pasando a engrosar con calidad la lista de tan solo unos títulos consiguen mantenerse en el podio en dicha modalidad. En cualquier caso, es posible que no debamos esperar un juego complejo y profundo, pero si entretenido. Tras probar la demo podemos afirmar que percibimos los elementos necesarios para que Battleborn cumpla con lo prometido.

0 comentarios
¿Quieres ver toda la actividad de la comunidad?Visita nuestra Red Social
Mensajes recientes

No hay ningún comentario en este muro social

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.