Assassin's Creed IV: Black Flag

Impresiones

Estás en: JuegosAdn > Clic > PC > Artículos > Impresiones - Assassin's Creed IV: Black Flag

El conflicto entre asesinos y templarios continúa con la cuarta entrega numerada de la franquicia de Ubisoft

Fernando Borjas
21/08/2013 00:00
¿Que siempre os ha atraído el querer surcar los mares y ser un pirata? Tranquilos grumetes, hemos tenido la ocasión de probar 'Assassin's Creed IV: Black Flag' en la Gamescom y os mostramos nuestras primeras impresiones con él
Assassin's Creed IV: Black Flag

Una nueva entrega de la saga de los asesinos nos espera para este final de año, esta vez centrada en el mundo de la piratería y teniendo lugar en el Caribe. Tras deleitarnos con varios tráilers, por fín hemos podido probar una versión jugable del título en esta Gamescom 2013, una demo en la que hemos podido probar muchas de las numerosas posibilidades que tendremos a nuestra disposición; tantas, que nos ha sido difícil asimilarlas todas.

En este cuarto capítulo numerado de la saga interpretaremos al capitán Edward Kenway, padre de Haytham Kenway y abuelo de Connor Kenway, protagonista de 'Assassin's Creed III'. Situado en 1715, 'Assassin's Creed IV: Black Flag' nos propondrá asumir pues el rol de pirata y surcando los mares de las Bahamas o Cuba por citar algunos nombres. En nuestra travesía no estaremos solos, además de nuestra fiel tripulación también encontraremos enemigos que nos harán las cosas mucho más difíciles, es especial Barbanegra, entre otros.

Para adornar aún más el conjunto de la obra, Ubisoft ha dotado de una gran espectacularidad al juego no solo en los combates cuerpo a cuerpo como ya nos tenía acostumbrados sino también en las batallas navales; escenas que fueron muy bien recibidas en su tercera entrega y que aquí cobrarán más importancia. Ahondemos un poco más en los minutos que hemos tenido la ocasión de probar.

La primera sensación que tenemos al probar el juego durante más de media hora es de libertad. Si algo caracteriza a los juegos presentados durante este año es sin duda un cambio palpable hacia el sandbox, los mundos abiertos, algo que Ubisoft se ha tomado al pie de la letra y que está implementando en sus grandes apuestas para el futuro cercano. En cuanto a la saga Assassin's Creed, la verdad es que siempre hemos tenido bastante libertad de movimientos, pero lo cierto es que con esta nueva entrega todo eso se ha llevado un paso más allá.

Assassin's Creed IV: Black Flag

El núcleo sobre el que orbita el juego es nuestro navío. Como capitán de nuestra nave podremos dirigir nuestro barco por gran parte del Mar Caribe para seguir los pasos de la historia principal o pararnos en cada rincón, en cada isla o cueva, para explorar y llevar alguna de las variadas acciones que tendremos disponibles en forma de misiones secundarias. 

Como decimos, nuestro barco será el medio con el que nos desplazaremos de un punto a otro del mapa; mapa que hemos podido gestionar cómodamente mediante el botón central del gamepad de PS4, consola en la que hemos podido probar el juego. Lo llamativo de esto es que también podremos gestionar este mapa con un dispositivo externo como una tablet, eligiendo en cada momento a qué punto queremos ir para que se nos marque en pantalla y podamos llegar a él fácilmente.

Mientras nos desplazamos en barco nos encontraremos multitud de naves surcando las rutas comerciales y con los que podremos enfrentarnos. Antes de iniciar un enfrentamiento podremos "analizar" con nuestro catalejo a nuestra víctima para evaluar si su cargamento es suficientemente atractivo para nosotros o si decidimos pasar de largo. Nos encontraremos por el camino de las rutas comerciales con varios barcos procedentes de las cololonias con grandes cargamentos; una gran opción para abordar.

Para avanzar con posibilidades la historia nos convendrá llevar a cabo abordajes y no solo ir directos a la trama principal, pues tendremos que mejorar nuestro barco gracias a los materiales que vayamos recolectando de otras naves que apresemos. Dichos barcos apresados también podrán pasar a formar parte de nuestra flota particular. Mejorando las diferentes partes de nuestro navío podremos hacernos más poderosos y poder afrontar enfrentamientos más complicados en adelante.

El combate naval ha sido llevado un paso más allá de lo que lo fue en 'Assassin's Creed IV'. Ahora estos son más variados, dinámicos y con más posibilidades que antes; algo que agradecer ya que pasaremos mucho tiempo subidos en nuestra nave. Podremos acabar con las velas de nuestros enemigos lanzando cadenas, podremos encañonarles y por supuesto, subirnos a su borda para apresarles personalmente. El combate se dará por finalizado cuando, o bien hundamos su nave, o acabemos con varios enemigos en borda.

Assassin's Creed IV: Black Flag

Pero el mar nos ofrece muchas más posibilidades. Se ha incluido una especie de misiones secundarias muy interesantes en las que tendremos que hacernos a la mar con nuestro bote y cazar tiburones a arponazo limpio. Tendremos que fijar un arpón con una cuerda en el animal y luego perseguirle mientras le asestamos más arponazos hasta que caiga. En cuanto a estas misiones secundarias, también tendremos la posibilidad de visitar varias cuevas a pie e investigarlas, aunque en el limitado tiempo que hemos tenido no nos ha sido posible.

Anterior
12
Siguiente1 de 2 páginas
0 comentarios
¿Quieres ver toda la actividad de la comunidad?Visita nuestra Red Social
Mensajes recientes

No hay ningún comentario en este muro social

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.